Castillo de Drácula, visita para amantes del terror y más

En Rumania, uno de los sitios más concurridos y buscado por todos los turistas, es el famoso Castillo de Drácula. Si se encuentra en uno de tus destinos planeados, entonces has llegado al sitio ideal. En MarcaLaMilla te traemos todo lo que debes saber sobre este misterioso castillo de Transilvania.

CASTILLO DE DRÁCULA

¿Drácula realmente existió?

Estamos seguros, que, si eres aficionado de las películas de misterio y terror, has llegado a ver algunas de las tantas representaciones que el mundo cinematográfico ha realizado sobre el famoso vampiro. La historia gira en torno al príncipe de Valaquia, ciudad que se encuentra localizada al sur de Rumania, Vlad III, cuya vida se desarrolló entre los años 1431-1476. Si te gusta este país, te recomendamos que visites nuestro artículo sobre Cluj Napoca.

Su nombre real fue Vlad Tepes, a quién se le atribuyó posteriormente el nombre de Vlad Draculea, por ser el hijo de Vlad Dracul (diablo), quien lo entregó a los turcos como ofrenda de paz, a la edad de 13 años. Cuando Drácula vuelve a su reino fue para tomar el poder, y comenzar una lucha obstinada en contra de los turcos.

A medida que el conde fue gobernando, se hicieron presente en la vida de los pobladores, el miedo y el temor por su gobernante, ya que comenzaron las prácticas más maquiavélicas que se han conocido como forma de castigo. De este personaje histórico, es que el escritor Bram Stoker, en el año 1897, realiza su trabajo más importante, y el que le daría fama mundial, sobre Vlad Tepes.

El personaje (cosa que también hacía el de la vida real) se hizo la peor reputación, al comenzar a utilizar el empalamiento como castigo para sus enemigos y los locales que incurrieran en delitos, o en situaciones que a él disgustaba. Al hacerlo, los cuerpos de estos, eran colocados al frente de sus castillos, para posteriormente mojar el pan de la cena, en la sangre de sus enemigos. Es de allí de donde sale la fantasía de que el mismo fue un vampiro, ya que se alimentaba con esta sangre.

La leyenda de Drácula

La leyenda que todos conocemos del famoso gobernante, fue desarrollada en Transilvania. Por esto, es que en muchas ocasiones se habla del famoso Vlad, como el Conde de Transilvania. El mismo se encuentra con unos ingleses en dicho pueblo, y los acoge como visitantes, que muy pronto comienzan a notar los comportamientos extraños del anfitrión.

Entre las muchas cosas que comienzan a observar, es que el Conde solamente hacía actos de presencia en las noches, y que mientras se movía frente a los espejos, no se veía su reflejo en los mismos. Finalmente, notan que el mismo tiene una dieta bastante extraña, en la que se alimentaba de la sangre de los humanos, hasta matarlos, por lo que deciden ubicar a un famoso especialista de la materia, Van Helsing.

De esta forma el Conde, se encuentra en la obligación de huir nuevamente a su castillo, en dónde logran darle muerte al mismo, llenando su boca con ajo y hundiendo una estaca de madera en todo el centro de su pecho: en el corazón. Ya se encuentra disponible en MarcaLaMilla, el artículo de Viajar sin dinero.

El Castillo de Bran

La verdad es que la leyenda es tan aterradora como la historia de la vida real sobre Vlad Tepes. Ambas figuras son personajes bastante atormentados por sus demonios internos, y es por esto que comienzan a atacar a las personas menos privilegiadas que eran sus gobernados. La notoriedad de esta historia, comenzó a ser muy viral desde el momento que la industria cinematográfica llevó a la pantalla, en diferentes ocasiones, la leyenda.

Hoy en día, esta historia se encuentra muy relacionada con uno de los castillos ubicados en Rumania, y que es uno de los íconos turísticos que llama a millones de curiosos anualmente a sus tierras. Este castillo se encuentra ubicado muy cerca de Bran, en los alrededores de Brasov y es actualmente un monumento nacional del país.

En el Castillo de Bran, el gobernante de Valaquia, Vlad Tepes, solamente vivió dos meses, por lo que en realidad allí no ocurrieron tantas desgracias como en otros donde el Conde pudo vivir más tiempo. Sin embargo, es hoy en día conocido como el “Castillo de Drácula” lo que atrae a muchas personas. Se terminó de construir en el año 1382, con la finalidad de ser una fortificación para la defensa de la frontera de Transilvania.

A pesar que no hay ningún registro que indique este castillo fue la vivienda de un vampiro (siendo esto producto de la imaginación) y que el Conde Vlad Tepes no vivió allí por mucho tiempo, si que no que veía el castillo como una residencia de verano, el mismo ya se ha hecho la fama de ser la vivienda del vampiro más famoso de todo el mundo. Es por esto que sigue recibiendo a los turistas, para brindarles un amplio contenido histórico y fantasioso.

¿Cómo llegar al Castillo?

Llegar hasta el Castillo de Bran, es muy fácil desde Bucarest. Lo más recomendable es que desde esta ciudad, tomes un tren que te dejará en Brasov, muy cerca del castillo de Drácula. Este recorrido dura, aproximadamente, unas 3 horas, y pagarás por el viaje en tren, casi 10 euros por persona.

CASTILLO DE DRÁCULA

Cuando ya te encuentres en Brasov, puedes tomar el autobús, en la parada que se encuentra muy cerca de la estación, pagando entre 3 y 5 euros el pasaje. Otra opción es tomar un taxi, que te lleva directamente hasta el castillo, y en al que debes pagar unos 12 euros el viaje.

Precio de la entrada al Castillo de Drácula

Comprando el boleto de entrada al castillo, por unos 9 euros, aproximadamente, por persona, puedes conocer lo que hoy se considera como la casa del Conde de Drácula. Hay también entradas preferenciales, como es el caso de los estudiantes. Así que solo tienes que informarte bien y disponerte a vivir una experiencia sangrienta. Sin embargo, te recordamos que antes de emprender tu viaje hasta el Castillo de Drácula, te asegures de que los precios que aquí te damos sobre las entradas, el transporte y más, aún se mantengan.

La historia del conde vampiro es una realmente fascinante por los misterios que alberga, y lo maquiavélico que la originó. Hacer una visita al castillo de Drácula es una experiencia que no te debes perder si te encuentras viajando a las tierras de la antigua Transilvania. Si te ha gustado nuestro artículo, te recomendamos que visites nuestra entrada de El Mejor Día para Comprar Vuelos.

Deja un comentario