Acantilados de Moher, vistas impresionantes y mucho más

¿Planificando tus próximas vacaciones? ¿Qué te parece ir hasta Irlanda en esta ocasión?, ya que si este es el caso, MarcaLaMilla, te trae uno de los sitios más maravillosos para conocer, los Acantilados de Moher, puesto a que si eres de los que les encanta la naturaleza, o simplemente quieras mantenerte alejado de la gran ciudad por al menos unos instantes, este es el destino perfecto para ti.

Acantilados de Moher

Acantilados de Moher

Los acantilados de Moher o mejor conocido por su nombre original en inglés “Aillte an Mhothair”, tal y como lo indica su nombre, consiste en un lugar de acantilados, cuya ubicación exacta se encuentra en la costa del Océano Atlántico, lo que lo hace uno de los más de destacados destinos turísticos de Irlanda, puesto a que también te puedes llegar a topar con algunos de los paisajes más impresionantes, junto con una rica historia celta.

Este particular término fue elegido, con el fin de conmemorar los últimos restos que quedaron del fuerte “Mothar”, el cual fue lamentablemente destruido, durante el transcurso de las antiguas guerras napoleónicas, con el propósito de colocar la actual torre de O’Brien, que hasta al día de hoy sigue estando en servicio, ya que son muchos los turistas, que acuden a este particular sitio cada año, para de esta forma, poder tener una mejor vista de los característicos acantilados.

Esta torre fue construida durante el año de 1835, la cual consiste en una especie de torre circular, cuya composición es de piedra, aunque no quita que el atractivo principal de esta zona, sean los acantilados, los cuales poseen una extensión aproximada a los 8 km, y que la altura máxima que se ha logrado determinar de estos, es de exactamente 214 metros, lo que da lugar a uno de los monumentos naturales más maravillosos de la actualidad.

Para poder llegar a este lugar, debes tener en cuenta que la travesía durará alrededor de 1 hora y 30 minutos en autobús, puesto a que su localización hacia la ciudad más cercana, tiene un total de 75 kilómetros, esto solo en el caso que te encuentres en la zona de Galway, ya que de no ser así, tu recorrido tardará un poco más de lo planeado. Quizás te interese nuestro otro artículo sobre lo mejor de Irlanda.

Como dato curioso, los acantilados de Moher, son considerados como una de las 7 maravillas de la naturaleza, puesto a que además de poder ofrecernos un maravilloso paisaje natural, también es el principal hogar para algunas especies de aves, su impacto es tal, que hasta en ocasiones se encuentra incluido en las diferentes excursiones organizadas desde la Capital de Irlanda (Dublín), puesto a que no todos tienen la ventaja de poder hospedarse cerca de ese sitio.

Para que te puedas dar una idea, de la longitud exacta de estos monumentos, debes tener en cuenta que su debida distancia sobre el océano Atlántico, es de 120 metros. En el caso que quieras atravesar cada uno de sus puntos, puedes optar por tomar el sendero de este lugar.

Al ser uno de los monumentos más populares, es normal que cada vez se le vayan implementando más cosas al mismo, para así hacer de esta excursión mucho más agradable a los visitantes, siempre y cuando estos no interfieran con la belleza natural de estas montañas rocosas, ya que además del sendero, también puedes notar un pequeño centro de visitas, al igual que un estacionamiento.

Se dice, que la antigüedad que tienen estas formaciones naturales, se remonta a más de 300 millones de años, haciendo de esta, una de las bellezas naturales más remotas, que hasta al día de hoy, sigue estando al servicio del público en general, mientras que al mismo tiempo, ha servido como escenario para algunas películas, como por ejemplo de la Harry Potter.

El paisaje que te puede ofrecer esta belleza natural, no es por completo recta como se pensaría desde un principio, puesto a que el océano se ha encargado de aislar grandes fragmentos de roca, aunque el lado positivo de estos recubrimientos, es que lo oscuro de la roca combinado con el verde radiante de la hierba, junto al mar azul, causa una sensación indescriptible, debido a que da lugar al diseño de una vista única y especial.

En la costa de este sitio, se ubica un pequeño pero agradable pueblo de Doolin, en donde puedes pasar el rato, aunque la mayoría van con el objetivo de poder acercarse a las pintorescas Islas de Aran. En el caso que desees hospedarte, puedes quedarte en Doolin, ya que a pesar de no ser tan grande, aun así, cuenta con lugares de alojamiento y muy buena comida, que usualmente está abarrotado de visitantes.

Acantilados de Moher

Para poder llegar al diminuto pueblo de Doolin, puedes ir tanto en coche como por medio de un autobús público. Una de las cosas por las cuales es un pueblo muy visitado, es porque al momento de entrar te puedes encontrar una pared, en donde se indique por medio de imágenes, algunos de los cuerpos policiales más importantes del todo el planeta.

Las dos formas de ver los Acantilados

Si estás planeando en ir a visitar los acantilados de Moher, tienes que tener en cuenta, que solo existen 2 opciones viables por las cuales transportarse, la primera de ellas es andando, mientras que la segunda es un poco más particular, pero de igual manera se puede apreciar la hermosa panorámica del lugar, la cual sería mediante el traslado de un barco.

Si eres de por fuera, lo más recomendable es que realices ambas rutas, puesto a que tienen una perspectiva tanto única como llamativa de estos rocosos monumentos, aunque si el tiempo no te lo permite, no hay ningún problema, siempre y cuando cumplas el propósito principal, que es el llegar a esta maravillosa zona montañosa.

En el caso que tengas la oportunidad de viajar en el barco, debes saber que si o si, deberás traspasar el diminuto pueblo Doolin, puesto a que es en este lugar, donde se pueden tomar las correspondientes embarcaciones turísticas, para de esta forma, lograr una vista impresionante de los acantilados desde el océano, el tiempo que puede llegar a tener, esta clase de recorrido, es de aproximadamente 1 hora de duración.

Sin embargo, esto no quita que el barco proceda a pararse en algunos otros sitios de gran importancia, como por ejemplo, la antigua roca Great Raven. Otra de las ventajas que tiene el viaje por barco, es que podrás ver con detenimiento a esta clase de rocas, junto a las diversas aves que habitan esta zona, y si la suerte está de nuestro lado, puede que te topes con algún animal exótico, que podría ser desde una foca, hasta un pequeño delfín.

El centro de visitantes

El centro de visitantes, es para aquellos que decidan recorrer a pie, esta particular belleza natural, aunque de igual forma deberemos estar en el característico poblado de Doolin, para posteriormente caminar 7 km hacia el sur, en donde se ubica este centro, allí conocerás todo lo relacionado sobre la flora y fauna que abunda en este lugar, mientras que al mismo tiempo, se les da una pequeña pero clara representación de esta maravilla natural por medio de una película.

Cabe destacar, que este centro también es un excelente refugio para aquellos días en los que el clima se torne algo lluvioso o con demasiados vientos fuertes, ya que al ser un sitio que se ubica a pocos metros de la zona turística rocosa, le da a los visitantes un poco más de alivio, puesto a que no se encuentran completamente solos y en cualquier situación de gravedad, siempre pueden acudir a este establecimiento, también pueden optar por caminar hacia el pueblo, aunque será un poco más tardado el poder llegar.

Los senderos que componen a los acantilados de Moher, disponen de un aproximado de 750 metros, por lo que si quieres descubrir cada punto de el mismo, la mejor manera de iniciar es mediante el centro de visitantes, ya que se podría decir que este es el principio del trayecto, lo que da lugar a que tengamos diferentes perspectivas de este monumento internacional, hasta llegar al punto de la Torre O’Brien, el cual es considerado como el final del sendero.

Como dato curioso la Torre O’Brien, es el punto con mayor altura de todo el recorrido, y por esta razón también se le es determinado como el fin de la travesía, aunque si deseas entrar a esta histórica edificación, deberás tener en cuenta el tipo de clima que se vaya a presentar durante ese día, puesto a que la torre solo permanece abierta, en el transcurso de los días soleados y con poca probabilidad de lluvia. Conoce todo lo referente a las Rutas por Escocia.

Cabe mencionar que tendrás que pagar tu respectiva entrada al momento de ingresar a la torre, aunque por lo general suele estar a un precio razonable y muy económico para los visitantes, por lo que no deberás preocuparte en relación a este punto. En el caso que no puedas subir o simplemente no lo quieras, de igual forma el paisaje de los acantilados es increíble, desde el exterior de la estructura.

Precauciones y datos prácticos

Los acantilados de Moher, es una de las pocas maravillas naturales, que sin importar el estado del clima, sigue manteniendo su esencia tan única y especial, pese a ello, un mal clima sigue siendo algo que casi nadie quisiera experimentar durante su viaje, aunque una buena forma de evitar este problema, es siendo precavidos, puesto a que al ser una zona montañosa, es normal que tanto la lluvia como los vientos nos ataquen en un instante.

Teniendo ya el conocimiento previo, puedes traer contigo alguna ropa de repuesto o hasta algún impermeable, ya que si estabas considerando en llevar algún paraguas, apártalo por completo de la lista, debido a que los vientos fuertes de este lugar, pueden hacer que se te escape fácilmente esta herramienta, sin que puedas hacer nada al respecto, por esta razón, lo mejor sería enfocarte en tu vestimenta al momento de recorrer varios de los senderos de este monumento.

Otra cosa a tener en cuenta, son aquellas vallas o letreros que no te permiten el paso, y por ello, has de respetar esta información, ya que podría resultar arriesgado, el no prestar atención a estos pequeños pero importantes detalles. Si eres de los que se encuentran en un viaje familiar, y estás bajo la supervisión de niños, tienes que controlarlos al 100%, es decir, tenerlos cerca en todo momento, debido a que estos pueden ser algo impredecibles como curiosos, lo que da lugar a una infinidad de situaciones.

Cabe decir que, al momento de dirigirte a estos acantilados, desde la capital de Irlanda o alguna otra ciudad céntrica, lo mejor sería hacerlo mediante un determinado transporte, o por medio de alguna excursión, ya que es el método más rápido y eficaz de la lista, aunque también podrías optar por el transporte público, aunque debes tener presente, que este último te consumirá una gran parte de tu tiempo.

Si eres de las personas que les encanta la fotografía, o simplemente quieras tener un buen recuerdo de este sitio, uno de los mejores momentos para ir, es justo después del mediodía, ya que es el momento en donde las rocas se ven iluminadas en su punto más alto, otorgándole a los visitantes un paisaje espectacular de la zona. En el caso que el cielo se encuentre despejado, también puedes conseguir unas fotos increíbles del atardecer, aunque muy rara vez esto sucede.

En los acantilados de Moher, es viento puede resultar algo traicionero en ocasiones, por lo que no te debes confiar, ya que han sido varios los turistas, que por lamentable circunstancias ya no se encuentran aquí, puesto a que el viento suele cambiar de manera casi instantánea, provocando de este modo, caídas involuntarias (en casi todas las situaciones), hacia al vacío del mar.

Por esta razón, siempre debes respetar los señalamientos de advertencia, ya que hasta al día de hoy, existen varias zonas por el sendero que aún no son aptas para el paso, ya sea por alguna muerte reciente o porque la seguridad de dicho lugar es demasiado poca, como para poder permitirle el paso a los turistas.

Para culminar, es importante tener siempre presente que, durante la preparación de todo viaje, lo primordial es organizarlo de tal manera, que se tomen en cuenta hasta los más pequeños detalles, especialmente aquellos sitios que se procedan a visitar, así como los costos actuales de cada destino turístico y sus servicios. Si te gustó la información de este artículo, quizás te interese conocer un poco más acerca de ¿Cómo Moverse por Nueva York?

Deja un comentario