Pueblos alemanes, llenos de paisajes y encanto naturales

Alemania es uno de los países más visitados en el mundo, debido a su historia y sus innumerables infraestructuras que datan de la época de los romanos en adelante, pasando por los castillos medievales, hasta los importantes rascacielos de la actualidad. Sin embargo, este país del Centro de Europa destaca por sus comunidades alejadas de la civilización moderna, en este artículo conocerás los pueblos alemanes.

pueblos alemanes

Pueblos alemanes

Si bien las grandes ciudades de Berlín, Múnich, Frankfurt y Colonia pueden ser los destinos más populares para los turistas, Alemania también cuenta con algunas de las pequeñas ciudades medievales más encantadoras de Europa. A continuación, te mencionaremos algunos de los pueblos alemanes más encantadores que deberían estar en tu itinerario de viaje.

Antes de proseguir, te invitamos a leer más artículos sobre Alemania como ¿Qué ver en Heidelberg?

Cochem

Es un pequeño pueblo agradable a orillas del río que es famoso por su imponente y romántico castillo construido en el siglo XI, cuyo nombre es Reichsburg. Todo el ambiente alrededor del pueblo parece salido de una historia de fantasía, con oportunidades para tomar fotografías a cada paso. Adicionalmente, en tu recorrido por el pueblo, podrás disfrutar de los hermosos viñedos y quizás, tengas el privilegio de degustar uno de los vinos de sus cosechas, en los diferentes bares y restaurantes del pueblo.

pueblos alemanes

Leeheim

Se encuentra ubicado al sur de Hesse. Al visitarlo notarás que es un poblado verdaderamente pequeño, ya que cuenta con aproximadamente 4 mil habitantes, además se encuentra rodeado por grandes hectáreas de cultivo como muchos otros pueblos europeos.

Dentro de la ciudad podrás visitar interesantes infraestructuras, como la zona recreativa de Riedsee, un gran lago formado tras la extracción de grava con agua totalmente cristalina, ya que es uno de los lagos más limpios de la zona. También, puedes visitar el altar de la iglesia evangélica del pueblo, que ha permanecido intacto desde 1490.

Por otro lado, cuenta con su propio museo de historia local, donde tendrás la oportunidad de ver auténticos objetos del hogar, artesanía, agricultura y comercio que pertenecieron a generaciones anteriores. Asimismo, disponen de más de 10 mil fotografías, para que puedas observar cómo fue el pasado del poblado.

Quedlinburg

Este destino con ambiente medieval se encuentra al norte de la zona montañosa de Harz.  Como muchos pueblos parecidos de la región, sobrevivió el paso de la guerra y mantuvo intacto parte de su patrimonio histórico que data de la edad Media, cuestión que le hizo merecedor del reconocimiento por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Al mismo tiempo, este lugar tiene una historia política impresionante, habiendo sido gobernado por mujeres aristocráticas durante 800 años como un estado semiindependiente. Las laberínticas calles adoquinadas serpentean alrededor de innumerables casas de entramado de madera con techos rojos, el lugar perfecto para perderse por la tarde.

Dinkelsbühl

Se encuentra en Baviera y es mucho menos turística que algunos otros pueblos alemanes, aunque se encuentra muy bien conservada esta pequeña ciudad pintoresca que data del siglo VIII.

Al igual que la anterior, no sufrió mayores daños durante la Segunda Guerra Mundial, preservando su autenticidad y encanto. Durante tu visita, asegúrate de caminar por los alrededores, a lo largo de sus murallas fortificadas medievales.

pueblos alemanes

Rüdesheim am Rhein

Este encantador pueblo se encuentra en la garganta del Rin, muy cerca de Frankfurt, y es conocido por ser productor de vinos. Como muchas de estas pintorescas ciudades, está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El impresionante paisaje que lo rodea es motivo suficiente para visitarlo, además del excelente vino de la región y el magnífico casco antiguo. Si deseas conocer más sobre Alemania, puedes leer sobre: ¿Qué ver en Múnich?

Michelstadt

Otros de los pueblos alemanes hermosos y llenos de historia es este, ubicado en medio del accidentado parque natural de Odenwald. Es uno de los asentamientos más antiguos de esta región y contiene algunas estructuras medievales impresionantes, incluido su castillo y el histórico ayuntamiento, que son conocidos en todo el mundo como imágenes icónicas de Alemania.

Messel

Si lo que buscas es un viaje al pasado, y nos referimos a mucho tiempo antes de la aparición de los seres humanos en el planeta, este pequeño lugar que integra los pueblos alemanes será lo ideal para ti. Debido que, entre las diferentes atracciones que hay en el poblado, se encuentra el yacimiento de fósil donde podrás disfrutar de observar los restos de las criaturas que habitaron la región hace cientos y millones de años atrás, algunas de ellas bien conservadas.

Miltenberg

Este poblado ha gozado durante mucho tiempo con el reconocimiento de muchos como una de las ciudades más bellas de Baviera. Es famoso por la construcción de hermosos violines y se hizo conocido como «el pueblo de los mil violines». Esta pequeña ciudad cuenta con algunas de las arquitecturas más encantadoras del país, y su plaza del mercado se utiliza en muchos largometrajes.

Otros pueblos alemanes

Aún quedan muchos pueblos alemanes por mencionar y a los cuales tendrás que considerar visitar al momento de tu viaje a Alemania, estos poblados germanos son los siguientes:

Bamberg

Si estás en Baviera, no te puedes perder un viaje a uno de los pueblos alemanes de la región, Bamberg. La encantadora arquitectura de esta pequeña ciudad no tiene parangón en casi ningún otro lugar de Alemania ya que, se considera comúnmente como uno de los asentamientos más atractivos de país.

Su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, carece casi por completo de estructuras modernas. Diez cervecerías están repartidas por la ciudad y salir sin probar algunas de las famosas cervezas ahumadas que elaboran, sería un crimen.

Rothenburg Ob Der Tauber

Esta pequeña y hermosa ciudad es una prueba real de que los cuentos de hadas no son solo historias. El adorable y pequeño pueblo se encuentra en Baviera, al oeste de Nuremberg y es la ciudad medieval amurallada mejor conservada de Alemania. Por lo tanto, una visita a este encantador sitio te dejará sin palabras. Con torres estrechas e imponentes murallas, serpenteantes callejuelas adoquinadas y una muralla transitable, esta ciudad encarna a la perfección la palabra «romance».

Goslar

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ubicado en Baja Sajonia es uno de los pueblos turísticos más favorecidos por los alemanes. Fundada en el año 922, es famoso por sus magníficas puertas y antiguas murallas, sus casas gremiales de madera, su Palacio Imperial medieval e iglesias románicas. Más de 47 torres de iglesias se extienden hacia los cielos, lo que le da a Goslar su apodo de la «Roma del Norte».

Meissen

Es otro de los pueblos alemanes que podrás conseguir en tu viaje, se encuentra situado a solo 25 km al norte de Dresde y está construido a lo largo de las orillas del río Elba. Es famoso por su producción de porcelana, además, debes saber que posee un castillo medieval que mira hacia la ciudad y sus viñedos circundantes.

Freiburg

Este poblado puede afirmar con orgullo que ganó su fama, no como un centro de industria o comercio, sino de aprendizaje. Esto se debe a que, si bien originalmente se dedicaba a la explotación de minerales como la plata, fue gracias a su primera universidad construida en 1457, que ha seguido atrayendo gente para estudiar y participar en su vibrante vida cultural.

El pueblo, también se encuentra en el borde de la Selva Negra, por lo que es un gran punto de ramificación para explorar algunos de los paisajes más pintorescos de Alemania. Con su clima excepcionalmente soleado, sus alrededores verdes y su hermoso centro, nunca querrás salir.

Stockstadt

Es una comunidad que se encuentra a la orilla del río Main en Baviera, cuya historia de fundación data a la época de los romanos, ya que estos fueron los que la fundaron en el siglo I d.C. Entre las atracciones que puedes visitar en esta localidad alemana, se encuentra: Zollhaus, que fue una casa de aduanas construida en el siglo XVI d.C; Leonharduskirche, una iglesia dedicada a San Leonard del año 1773; y por último, una capilla consagrada a la santa Anna-Kappelle del año 1925.

Schwerin

Si buscas algunos pueblos alemanes que se encuentran rodeados por lagos, este poblado es el lugar ideal para ti. El paisaje en sí es impresionante por sí solo, y la arquitectura solo se suma a él. El parlamento del estado se encuentra en el Palacio de Schwerin, que se encuentra en una isla en el lago Schwerin.

El pueblo también es conocido por su casco antiguo, que sufrió daños menores durante la Segunda Guerra Mundial. Si eres un amante de la cultura no querrás perderte el Museo Estatal, que cuenta con una gran colección de pinturas y antigüedades.

Erfelden

Es otro de los pueblos alemanes que se encuentra al sur de Hesse, concretamente en el distrito de Riedstadt. Esta población tiene mucho que ofrecerte si la visitas, en especial si eres un amante de la historia y la arquitectura. Por ejemplo, es conocida como la «puerta de entrada de «Kühkopf», una de las mayores reservas naturales que se encuentra en el país y de Europa.

Además, tienes la oportunidad de visitar los pueblos medievales abandonados de Elmersbach y Popfenheim, que según los historiadores quedaron así debido a las inundaciones del río Rin.

Para finalizar el artículo, debemos recomendarte que antes de viajar verifiques los detalles de los sitios a donde irás y las tarifas de entradas, estadía, transporte y más.

Si te gustó nuestro artículo sobre los pueblos alemanes, te invitamos a leer sobre: Destinos Paradisíacos.

Deja un comentario