¿Qué ver en Burdeos?, importante destino en Francia y más

En esta entrada te llevaremos hasta el sudoeste de Francia, específicamente a una localidad que entre su historia, cultura, buenos monumentos arquitectónicos y un buen vino. Te ofrece una belleza natural sin igual, aquí en MarcaLaMilla te brindaremos lo mejor de qué ver en Burdeos. ¿Te interesa? Continúa leyendo.

QUÉ VER EN BURDEOS

Ciudad de Burdeos, Francia

Bonita ciudad conocida por ser portuaria, se encuentra ubicada al sudoeste del bello país del amor, Francia. Y es la capital de la provincia de Nueva Aquitania, Gironda. Es considerada la sexta localidad más importante del país y cuenta con una población estimada de 1.114.856 ciudadanos. Es una ciudad que  tiene muchísimo que ofrecer en cuanto a su historia y monumentos. Quizás te puede interesar sobre Pau de Francia.

También es conocida por sus famosos viñedos que datan desde el siglo 18, fue una importante época en esta bonita ciudad. En la antigüedad formaba parte de la capital de Guyena, hoy en día está situada en el borde de la Landas de Gascuña. Para el año dos mil siete una parte de la ciudad fue reconocida como Patrimonio Mundial de la Humanidad, por la UNESCO.

El clima en Burdeos suele ser nublado la mayor parte del año, sin embargo, los veranos suelen ser bastantes calurosos y en invierno, como es lógico, el frío suele esta arrasador. La mayoría del año las temperaturas suelen estar entre los tres grados y los 28 grados Celsius. Es muy raro cuando pasa de -3 o sube a más de 34 grados. Es decir, la mejor temporada para que realices tus vacaciones es en época de verano, entre junio y finales de septiembre.

Historia de Burdeos

Te hablaremos un poco de historia, quizás así te familiarices más con la esencia de esta bella localidad y puedas entender mucho mejor su bonita cultura. Los registros de civilización estos territorios datan del siglo 5 antes de Cristo, se muestra como una zona de pantanos y lagunas, con mucha población según los hallazgos arqueológicos.

La mayoría de estos grupos de pobladores se cree que fueron indoeuropeos, celtas, galos y neandertales (especie de hombres extintos que habitó en Europa y Asia). Incluso para esta época se encontraron los primeros rastros de la implantación de la viña. Se sabe también que los primeros que ejercieron poder en esta zona fue el Imperio Romano, estableciendo el primer bosquejo de Estado organizado. Este sería en la Galia, Burdigala.

Este paso de los romanos y de la implantación de sus políticas, formó una sociedad mixta, conocida como galorromana, ha mediado del siglo 1 antes de Cristo. Estas civilizaciones prosperaron gracias al comercio del plomo y del estaño y a la buena producción de vino, donde toma gran importancia el puerto de Burdeos.

Para los años setenta después de Cristo, bajo el mandato de Vespasiano, declara como capital de la provincia romana de Aquitania. De esta época quedan restos de conductos, de curia, anfiteatros y otros restos romanos de esta antigua civilización. Pasando al siglo 3, es una época oscura para esta ciudad, pues sufre de múltiples invasiones y saqueos por parte de los árabes, alanos, francos, normandos y los famosos vikingos.

A finales del siglo 12, los poderes comenzaron a organizarse y comienza el nombramiento de los condes, duques y reyes. Formando un complejo sistema de alianzas, lo que provoca que estas tierras formen parte de Inglaterra, este matrimonio fue el de Leonor de Aquitania con Enrique Segundo en el año mil ciento cincuenta y cuatro. Provocando que estas tierras formaran parte por muchísimos años de Inglaterra.

Después de pasar por múltiples hechos históricos como la Revolución Francesa, incluso por la segunda guerra mundial, Burdeos se convirtió en un buen punto de turismo para Francia. El comercio sigue siendo su punto fuerte, entre ello lo que hemos mencionado, por sus vinos reconocidos a nivel mundial.

Hospedaje en Burdeos

Ya has tomado la decisión de pasar unas vacaciones en esta bonita localidad, y te comentamos que la mejor zona para alojarse es en el casco histórico. Quizás también en los barrios cercanos como Chartrons, Bastide o Saint- Michele. A pesar de la variedad de sitios que puedas encontrar, ya quedará de tu parte elegir la que mejor se adapte a tus necesidades y por supuesto a tu bolsillo.

Las opciones más recomendadas como te hemos mencionado, quedan en el centro de la ciudad. Y es que desde allí estarás cerca prácticamente de todos los lugares históricos qué ver en Burdeos. Otra ventaja de alojarte en este sitio, es que el transporte público está muy bien conectado con los demás distritos, ya sea por el tranvía o tomando un autobús, incluso está bastante cerca del Aeropuerto de Burdeos.

Si por el contrario prefieres alojarte en barrios cercanos, el Chartrons, es una buena opción. Encontrarás buenos precios y variedad, ya sea en un hotel o incluso si tu presupuesto te lo permite alquilar un pequeño apartamento. Una recomendación es que si solo visitas esta ciudad por un fin de semana, busques el hotel más  céntrico, pues te permitirá manejar mejor tu tiempo y así podrás disfrutar más de los recorridos por la ciudad.

QUÉ VER EN BURDEOS

¿Qué ver en Burdeos?

Apodada como la pequeña París, este es un lugar que definitivamente vale la pena visitar, característica por sus largas y amplias calles. Sus edificios antiguos, el paso del río, su Puerto de Luna y su buen ambiente, hacen que sea de buen disfrute. A continuación te mostraremos qué ven en Burdeos, una animada ciudad que te dejará con ganas de volverla a visitar.

Museo Cité du Vin, el Tótem de Burdeos

Imperdible visita a este llamativo edificio. Fue abierto al público en el año dos mil dieciséis y desde entonces ha recibido aproximadamente más de 1.600.000 de visitas. Así que si eres amante del buen vino este es uno de los sitios qué ven en Burdeos. Está calificado en el séptimo lugar como uno de los mejores museos del mundo, ofreciendo un recorrido multicultural de vinos del planeta.

Si deseas visitarlo puedes obtener un Bordeaux CityPass (recorrido guiado que incluye varias paradas turísticas), donde te beneficias de una entrada gratuita si la validas antes del mediodía y con acceso a todas las instalaciones. Incluso podrás estar presente en una cata de vinos. Si esta no es tu opción, pues deberás pagar cinco euros por la entrada en el mismo lugar.

Es segurísimo que no te querrás perder su mirador de 35 metros de altura, así que para llegar allí deberás tomar un autobús acuático. Pues su acceso está a noventa metros de la orilla del río Garona y el Bat3, transporte urbano hace parada en este pontón. No te pierdas este recorrido de aproximadamente 3 horas con veinte áreas temáticas e interactivas.

Barrio de Chartrons y el Centro Histórico

En este recorrido por el barrio encontrarás diversidad de mansiones, anticuarios y bodegas. En una caminata por las estrechas calles del casco histórico se conservan edificios de piedra que datan de los siglos 17 y 18. Si eres amante de la comida del mar, puedes asistir un domingo al Mercado de Colbert, donde venden un famoso plato de ostras que ostenta estar entre los mejores. Ya está disponible en nuestro blog qué ver en Montpellier.

En esta visita de qué ver en Burdeos, no debes dejar de pasear por la Torre Pey-Berland, por el casco histórico, si subes al campanario la catedral podrás tener una buena vista de la ciudad. Este se encuentra abierto al público de octubre a diciembre de martes a domingo de 10 de la mañana hasta el mediodía y de 2 hasta las 5:30 de la tarde. El costo de la entrada es de un aproximado de 6 euros y la entrada más módica es de 4 euros.

Si deseas subir hasta el mirador ¡prepárate! Pues tendrás que subir unas doscientas treinta y un escaleras, pero te aseguramos que la vista vale la pena. Esta torre se encuentra al lado de la catedral de San Andrés, y desde las alturas podrás admirar las famosas gárgolas de la iglesia. Una visita rápida que merece la pena es la Puerta Cailhau, data del siglo 15 y te encantará, tiene gran parecido con un pequeño castillo.

Paseo por el Río Garona

Más que ser algo qué ver en Burdeos, es una actividad que no debes dejar de hacer en tu estadía por esta ciudad. Desde cortas excursiones hasta un crucero de 5 a 7 días de duración, haciendo un recorrido por Entre-deux-Mers y Sauternais. Si el barco se dirige río abajo pasará por el estuario de la Gironda, sus visitadas islas, los pueblos de Pauillac, la Puerta de entrada del viñedo de Médoc y Blaye.

Si te apetece visitas cortas, incluso hay un tour gastronómico por los muelles, en un bote restaurante llamado Le Sicambre. El recorrido es de unas dos horas aproximadamente por el Río Garona, deleitándote la deliciosa calidad de la cocina típica. Y mientras cenas tendrás un recorrido y una fabulosa vista de la ciudad. El costo estipulado de esta actividad es de cincuenta y cinco euros por persona.

Rue Sainte Catherine

Una de las calles más concurridas que atraviesan todo el casco histórico de la ciudad y que definitivamente debes incluir en tu visita. Y es la más larga de toda Europa con 1,2 kilómetros de largo constituyendo la vía principal de Burdeos. Esta calle fue remodelada por Jean Michel Wilmotte entre los años dos mil y dos mil tres.

En esta calle qué ver en Burdeos encontrarás todo tipo de tiendas como la famosa manzanita (Apple), Galerías Lafayette, FNAC y llegando al final de su trayecto encontrarás bazares chinos y buenos restaurantes donde la pasarás genial. Una de las tiendas que más llama la atención es una librería súper pequeña y llena de libros árabes por donde la mires. Al llegar al final de esta calle está la Puerta de Aquitania.

Place de la Bourse

Plaza emblemática de la ciudad de Burdeos desde tiempos impensables. Ha contribuido en su historia, su comercio y sobretodo en la reputación de la localidad, es conocida también por ser una de las obras arquitectónicas representativas de la arquitectura clásica francesa del siglo 18. Desde el año mil ochocientos sesenta y nueve la fuente de las Tres Gracias adorna esta plaza.

QUÉ VER EN BURDEOS

Aquí podrás agregar a tu lista de qué ver en Burdeos, el conocido Museo de la Aduana. Y te encantará visitarla cuando abren los pequeños grifos que forman un charco gigante que crea la ilusión de espejo. Sencillamente espectacular. También cerca de esta plaza queda el Puente Pierre, un majestuoso monumento sobre el río Garona del que las fotos quedan espectaculares, así que aprovecha la vista.

Teatro de Burdeos

Uno de los más reconocidos junto a la ópera de Versalles y Turín por la gran belleza que destaca desde el siglo 18, considerado uno de los más bellos del mundo. Su construcción fue gracias a Víctor Louis y data de la época del gran Luis XVI. Una de sus conocidas historias es que en 3 ocasiones, la sala de espectáculos acogió a la Asamblea Nacional, por circunstancias trágicas en el país, donde Burdeos tomó el título de capital temporal.

Centro Comercial de los Hombres Grandes

¿Hora de las compras? Este es el lugar que debes visitar, debe su nombre a que su ubicación está en una plaza que calza con distintas calles. Y cada una de estas con nombres de reconocidos personajes como por ejemplo, Montesquieu, Voltaire, entre otros “grandes hombres”.  Este es uno de los centros comerciales más antiguos de la ciudad y está constituido por una gran cúpula acristalada.

Al lado de esa antigua edificación encontrarás el Cours de l’Interdance, la quinta avenida bordelesa y además, podrás echar un vistazo a todas las tiendas de las grandes marcas de alta costura. No dejes de visitar esto qué ver en Burdeos.

Explanada de Quinconces

Este es uno de los sitios más visitados y fotografiados de la localidad, y uno de los más históricos ya que tuvo mucho que ver en la Revolución Francesa. Se encuentra ubicada muy cerca del río y está constituida por doce hectáreas, lo que la hace la plaza más grande de toda Europa. Este espacio es utilizado para grandes eventos, como ferias, circos, eventos deportivos, conciertos, entre otros.

Por este paso podrás visitar también el solemne Monument aux Girondins, una fuente decorativa que está rodeada por una columna y en su punta adornada con una estatua de la libertad. Y muy cerca del río podrás observar una escultura de dos columnas en honor al transporte marítimo de Burdeos y las actividades del comercio.

Iglesia de San Michel “La Flèche”

Se encuentra muy cerca del monumento de la Puerta Borgoña, esta bonita iglesia es un ejemplo del arte gótico y por supuesto algo qué ver en Burdeos. Su origen data del siglo 15 y algo súper llamativo de su visita es la famosa Torre de su Campanario, conocida como La Flèche. Lo más llamativo de su construcción es que, a diferencia de otros campanarios este fue construido al lado de la iglesia.

Para visitarlo puedes ir cualquier día y la basílica permanece abierta todos los días de 8 de la mañana hasta el mediodía y de 1 de la tarde hasta las 6 de la tarde. No te pierdas visitar este majestuoso monumento de ciento catorce metros de altura y considerado uno de los más grandes del sur de Francia.

QUÉ VER EN BURDEOS

Llegó la hora de la buena comida

Y como a cualquier país o lugar que visites no puedes dejar de probar los platos típicos sin preocuparte de la gordura. Al fin y al cabo estarás disfrutando de unas merecidas vacaciones y de un buen recorrido de qué ver en Burdeos. Así que, a continuación, te contaremos de algunos platos y de buenos lugares donde podrás deleitarte de su buena arte culinaria.

Prueba las ostras

Este manjar son típicos de toda la localidad, se recomienda mucho que las pruebes así no te gusten o no las hayas probado mucho. Te adaptarás pronto a su tacto y segurísimo que te encantará el sabor. Uno de los platos típicos que podrás deleitar es ostras con salchichas. ¡Sí! Como lees, la forma de comerlo es tomar la ostra con la salchicha y puedes acompañarlo con pan y mantequilla y una buena copa de vino blanco te encantará.

Pasa por Le Café Napoleón II

Catalogado como uno de los de los cafés patrimonio histórico de Europa. A penas entras te sentirás en otra época y es que este excelente lugar fue edificado para el año mil ochocientos cuarenta y uno. Y en sus orígenes fue uno de los salones de la residencia de Les Quatre Soeurs y lo más impresionante es que no ha sido restaurado. Deléitate con esta visita y pasa un rato agradable.

Crèpe francés

Y es que a ¿quién no le gusta el postre? Y no debes dejar de probarlo en su país nativo, fácil de preparar y es un plato típico de esta región. Tanto así que tiene un día de preparación, el día de la Candelaria este forma parte de su menú. Así que no desaproveches tu viaje y pruébalos.

Visita Bailladran

Si vas a esta cadena tienes que probar el cannelés, que es una especie de bizcocho estriado, constituido de manera densa y con sabor a vainilla. Esta cadena de dulces es la que tiene mayor fama y se encuentra en todo el centro de la ciudad. Específicamente dentro del centro comercial más antiguo de Burdeos, centro comercial de los Hombres Grandes.

L’Entrecôte

Este es una cadena de restaurantes de platos típicos y lo más curioso de este sitio es que ni siquiera tienen un menú formado. De primero te ofrecen es una rica ensalada con filetes y con papas fritas. El menú siempre es el mismo y si quieres visitarlo tendrás que armarte de paciencia, pues suele formarse largas colas.

Recomendaciones para tu viaje

Llegamos a este punto y es que queremos que la pases de lo mejor, por eso te hemos traído un par de recomendaciones para que no tengas ningún contratiempo. Así que prepárate y toma nota.

Excursiones

Para disfrutar mejor de tu viaje y si tienes poco tiempo puedes tomar alguno de los free tour que te ofrecen para conocer la ciudad. Uno que es tomado usualmente es la ruta del vino de Burdeos, ya te hemos dicho sus vinos son de los mejores del mundo. Arcachón y la duna de Pyla es otro que es muy tomado, es súper entretenido. Saint-Émilion, este pueblo muy cerca de Burdeos y puedes disfrutarlo con un buen guía.

QUÉ VER EN BURDEOS

Planifica tu viaje

Antes de tomar tus maletas debes planificar a fondo tu viaje, verifica las entradas y la disponibilidad de los sitios qué ver en Burdeos. Recuerda que los precios pueden variar en un abrir y cerrar de ojos, así que evita contratiempos y toma previsiones.

Burdeos tiene mucho que ofrecerte, esta ciudad cultural y con mucha historia es un buen sitio para vacacionar, pasarla bien y conocer las tradiciones arraigadas a través de la historia. Así que toma tu mochila y prepárate para navegar por el río Garona y pasarla de maravilla. Si te gustó este artículo, te invitamos a leer sobre el sur de Francia.

Deja un comentario