¿Qué ver en Montpellier?, un hermoso rincón de Francia

Todos deseamos viajar y conocer el mundo, esta es una fantasía que eventualmente muchos habremos de poner en marcha, razón por la cual Francia es una parada obligatoria. Sin embargo hay mucho más por ver que sólo París, por ejemplo ¿sabes qué ver en Montpellier?, te lo contamos.

que ver en montpellier_Place

Breve reseña

Montpellier es una ciudad muy bella que está ubicada al sur de Francia. Se encuentra a 10 kms del Mar Mediterráneo, lo cual la convierte en una zona turística llena de maravillas. La verdad es que Montpellier lo tiene todo, un bagaje histórico que data de la edad media la llena de espacios que desbordan cultura, exquisiteces culinarias y calles que inspiran esa nostalgia francesa que tanto enamora.

Muchos la consideran una ciudad de paso, pero sólo un país como Francia podría tener una ciudad “secundaria” con un encanto tan profundo como este. Montpellier pertenece a la región de Occitania, una de las 13 municipalidades en las cuales se divide el país. Estos, a su vez se dividen en departamentos, y Montpellier en particular es la capital del departamento de Hérault. ¡Todo está muy bien urbanizado!

café

Esta ciudad cuenta con más de un centenar de edificios antiguos declarados como patrimonio histórico que no sólo son preservados a modo de monumentos ornamentales, muchos son espacios vivos que hoy en día son visitados y utilizados, que prestan funciones comerciales, turísticas y educativas, ya que Montpellier es considerada casi una ciudad universitaria, tanto por sus instituciones, como por la cantidad de estudiantes que la habitan.

Aquí podrán observar una dualidad que se debate en los espacios de la ciudad: la historia que se respira a cada paso y una cultura urbana moderna que toma las calles con manifestaciones artísticas, música en vivo, festivales y una gastronomía mundialmente famosa. No les parezca extraño ver una fuente que data de hace más de 300 años y junto a ella, un grafitti recién dibujado en un muro por alguno de sus numerosos artistas urbanos.

En Montpellier hay una gran cantidad de personas jóvenes que le dan un aire de frescura a la ciudad; el estilo francés que a todos nos atrae se hace presente en sus cafés, plazas y locales de esparcimiento. Sin embargo, más allá del revestimiento artístico y cultural, la vida nocturna también se da cabida en sus espacios, bares y atractivos lugares para socializar.

que ver en montpellier_graffiti

Montpellier: Una ciudad con historia

La ciudad fue fundada en el siglo VII; a diferencia de muchas otras ciudades francesas que datan de una época incluso previa a los tiempos del imperio romano, esta fue erigida luego de su caída. Perteneció a los Montpellier, una familia de regentes feudales que gobernaron durante siglos, y luego se anexó al territorio de la corona de Aragón por medio del matrimonio de Pedro II de Aragón “El católico” y María de Montpellier. Si te interesa conocer un poco más acerca de Italia, ingresa al siguiente enlace para enterarte de qué ver en Roma.

Durante ese período, su participación en la historia fue discreto pero activo. La boda de Pedro III de Aragón fue celebrada en la catedral de San Pedro de Montpellier, un espacio que hoy en día se encuentra en pie, abierto al público para su visita y aún celebra servicios religiosos. Fue fundada en el año de 1364 como la capilla de un monasterio y posteriormente transformada en catedral en el año de 1536. ¡Cuánta historia!

Catedral de San Pedro de Montpellier

Es un espacio magnífico para visitar, ya que posee una construcción al estilo gótico repleta de arte y vitrales enormes; los campanarios que aún hoy en día son funcionales, las diferentes alas de la iglesia que le dan una acústica magnífica, perfecta para el sonido de su impresionante órgano interior, fabricado en el año de 1778. En el siglo XIX atravesó por diversas ampliaciones que la transformaron en el monumento histórico que hoy vemos.

que ver en montpellier_catedral

Casco antiguo de la ciudad

En Montpellier hay mucho que sobrevive y se conserva de este período, las estrechas callejuelas con pisos originales de piedra que componen el Casco antiguo de la ciudad, muchos edificios de época que son fielmente preservados por la municipalidad, así como sus hermosas fuentes y estatuas que hacen gala de esa magnífica dicotomía entre su identidad cultural y las pinceladas de una ciudad moderna.

No es extraño caminar por las escaleras de piedra que vemos a lo largo de esta pequeña ciudad y pensar cuántas personas habrán transitado por ahí, cuántas historias desde hace siglos; aquellos tiempos que vemos retratados en películas, esos espacios que narran las novelas y las antiguas historias. No es extraño sentir que viajamos en el tiempo durante un instante y contemplamos el pasado frente a frente.

Acueducto Saint-Clément

El acueducto Saint-Clément es una construcción que data del siglo XVIII y fue erigido para abastecer una ciudad en crecimiento. A pesar de que Montpellier es atravesada por dos ríos: El Lez y el Mosson, en esa época atravesó por un proceso general de ampliación, producto de una población y cultura en expansión. Con este acueducto además se abastecían de agua las fuentes ornamentales locales.

La construcción posee una longitud de 880 metros, y está hecha con una serie de arcos que lo dotan de la gran solidez que lo ha mantenido en pie hasta el día de hoy. Su forma se integra muy bien con la estética del lugar, “les arceaux” (los arcos) como es conocido, permitieron embellecer el paisaje y dieron algo interesante que ver en Montpellier, además de dotarla con una imagen de urbanización y sentido de progreso.

Arco del Triunfo en Montpellier

¿Sabías que en Montpellier también existe un Arco del Triunfo? Junto al acueducto, se erige un monumento histórico de gran relevancia para los lugareños. Alguna vez esta ciudad fue famosa por sus fuertes murallas. El arco o La porte du peyrou o la “puerta de Peyrou” se ubica en el lugar donde estaba una de las entradas de la ciudad. fue construido a finales del siglo XVII, en el año de 1692

que ver en montpellier_arco

Una de las cosas más relevantes de este arco para los turistas, es que puedes recibir una visita guiada hacia el interior del monumento y subir hasta la cima para contemplar una de las vistas más impresionantes de la ciudad. Eso sí, no hay ascensor, si deseas ver estas magníficas escenas, debes estar dispuesto a subir los 88 escalones que lo componen. ¡Ánimo! La recompensa ciertamente vale el esfuerzo.

La Place de la comédie

Generalmente, una de las primeras cosas que un turista visita durante su estadía en un lugar nuevo, son las plazas y los espacios públicos emblemáticos; si buscas qué ver en Montpellier, el lugar que agrupa el sitial de honor se llama la Place de la comédie. Es una de las plazas más importante de todo el país, y la primera del distrito. Su nombre deriva de un antiguo teatro que existía en el lugar y se cree que existe desde la época de 1700.

El espacio es impresionante y hermoso, tiene una magnífica fuente de piedra llamada Las tres gracias y es nacionalmente famosa por su belleza. Tiene una formación natural en el centro que evoca una montaña y sobre ella se eleva la estatua de tres mujeres, estas representan tres deidades antiguas: la belleza, la alegría y la abundancia. En la mitología griega, las tres gracias son diosas que enaltecen las virtudes humanas.

La cultura antigua, especialmente la filosofía griega, la lógica y las diversas ciencias que devienen de estas, fundaron las bases de lo que posteriormente se transformó en el movimiento de la ilustración, un bastión de la cultura universal que cambió radicalmente y para siempre el destino de sociedades enteras, inspiró la libertad y hasta el sol de hoy tiene su influencia en nosotros como un elemento que sirvió para perfeccionar la democracia.

No en balde, existe un monumento a esto en la plaza más importante de Montpellier, una ciudad de cultura y personas que desean nutrirse. Alrededor de la plaza, existe una gran diversidad de establecimientos para el esparcimiento, pero el más importante es el edificio de la ópera, una reconstrucción de lo que fue el antiguo teatro, hoy en día, operativo y abierto al público.

Jardín Botánico

Aquello que permanece, es lo que sus habitantes se esfuerzan por conservar y compartir con el mundo como por ejemplo, el famoso Jardín Botánico. Es el más antiguo en toda Francia, fue creado en el año de 1593 y cuenta con casi 5 hectáreas de árboles, flores, plantas medicinales y una fantástica diversidad de flora. Fue construido de manera similar al Jardín Botánico de Padua en Italia, algunos años luego de su finalización.

Transitar los verdes espacios del “jardín de las plantas de Montpellier” (jardín des plantes de Montpellier), nos muestra que esta ciudad no tiene nada que envidiar a Versalles y otros espacios de Francia, famosos por su belleza arquitectónica, adosada con un entorno natural lleno de una increíble tranquilidad. Al igual que la catedral, fue ampliado en el sigo XVIII para darle la magnitud y diversidad que podemos apreciar hoy en día.

El jardín no es algo únicamente ornamental, este pertenece a la Facultad de medicina y es una parada obligatoria que ver en Montpellier, ya que esta es una de las instituciones más famosas y antiguas de la ciudad. En él se han reunido los estudiantes durante siglos para contemplar la flora y el estudio de la botánica, su construcción fue guiada a tales fines por la mano de un profesor universitario, durante el reinado de Enrique IV.

Jardín

Espacios para la cultura

Existen muchas cosas que ver en Montpellier, como mencionamos anteriormente, la ciudad es conocida por sus instituciones antiguas que hoy permanecen. Fue prácticamente construida con base en su Facultad de medicina, la más antigua en todo el mundo que actualmente aún se encuentra en funcionamiento. Fue fundada en el siglo XII por Guillermo VIII, quien era el señor feudal regente para la época y quien autorizó para todos, el estudio de la medicina.

Universidad de Montpellier

Durante la edad media, el estudio de la medicina se encontraba bajo el estricto control y tutela de la iglesia católica. Las enseñanzas y descubrimientos científicos que se fueron suscitando, pertenecían directamente al clero. A partir del renacimiento, después del año de 1400, la escuela se fue independizando de éste y se transformó en el Collège royal de Médecine y, posteriormente, pasó a ser una facultad de la Universidad de Montpellier.

Indistintamente de que seas versado en temas de medicina o tu carrera sea algo afín con ella, vale la pena dar una vuelta por la facultad, un destino necesario para ver en Montpellier; allí no solo se encuentra una impresionante biblioteca, también puedes transitar los espacios que sirvieron de entorno a grandes científicos, cuyo aporte a la ciencia todavía se hace presente y son utilizados a nivel mundial.

Museo de anatomía

Un espacio íntimamente relacionado con la facultad y otra parada que ver en Montpellier, es el museo de anatomía. Anexado a esta como parte de su ala de anatomía en el año de 1851, es un espacio abierto al público, donde puedes observar las más impresionantes exhibiciones de músculos, órganos y huesos, no sólo de seres humanos, también de una gran diversidad de animales, lo cual fundamentó las bases de diversos saberes hoy en día.

que ver en montpellier_anatomia

En esta ciudad, además puedes encontrar una gran cantidad de galerías y otros museos, algunos en el mismo paseo histórico con cuadros de la época que datan de hace cientos de años, otros, a lo largo de sus calles y avenidas.

En la galería de arte de arte Saint Ravi por ejemplo, cercana a la plaza Comédie, puedes observar exhibiciones modernas de fotografía y más. Si te gustan los museos y tienes la oportunidad de visitar España, quizás te interese nuestro artículo sobre Los mejores museos de Madrid.

Acuario Marenostrum

El acuario Marenostrum es un espacio ideal para ver en Montpellier y visitar con toda la familia. No tienes que ser un estudiante o un acérrimo entusiasta de la ciencia para poder disfrutar de la inmensa variedad de especies y biodiversidad que se encuentran presentes en este sitio. Parte de su atractivo es que además de entretener, orientan sus exhibiciones a incentivar la conciencia ecologista y preservación de entorno marino.

Montpellier es una ciudad en la cual se conglomeran muchas expresiones culturales, lo que hace de esta, una joya de la identidad humana que debemos proteger y divulgar. Si tienes la oportunidad de ir para Francia, sea en un viaje de negocios, de placer, o en un emprendimiento estudiantil, este sitio posee una enorme relevancia para todos nosotros, así no lo sepamos. ¡Conócelo! Te aseguramos una experiencia inolvidable.

ACUARIO

¿Qué más podemos ver en Montpellier?

Si creías que Montpellier era únicamente un monumento a la cultura antigua, piénsalo de nuevo. Sus calles albergan una cantidad de elementos que te dejarán fantásticos recuerdos si te das el tiempo para disfrutarlos.

Arte urbano

El arte urbano es otro de los grandes protagonistas en las calles de la ciudad. Es prácticamente imposible recorrerla sin toparte con alguna de estas magníficas expresiones.

Por todas partes puedes apreciar los grafitis de diversos artistas callejeros, tanto locales como de cualquier parte del mundo, que vienen a dejar su huella plasmada en la ciudad. Son tan variados e impresionantes que la misma oficina de turismo ofrece paseos guiados para visitarlos como uno de los atractivos que ver en Montpellier. ¿Habías escuchado que algo así sucediera en alguna otra parte del mundo?

Normalmente al pesar en graffitis nos evoca la imagen del caos, el desorden, la miseria que transforma las calles en lugares incómodos; sin embargo, en Montpellier lo mejor de todo esto es que no se trata de vandalismo, estas sí son verdaderas expresiones de arte que cohabitan de manera equilibrada con el rostro de la ciudad, sin afectar o dañar de ninguna forma su patrimonio histórico.

StreetArt M.

Música y arte urbano

Otras expresiones también se hacen presentes, los grupos urbanos de música francesa en sus exposiciones callejeras, jazz, ¡el más puro folklore francés que te acelerará el corazón!. De esta forma, también podemos encontrar breakdancers, artistas plásticos que intentan transformar a Montpellier misma en una gran obra de arte, colocando partes de bicicleta en los muros y calles de toda la ciudad en busca de transmitir su pasión, y más. ¡Algo fascinante para ver en Montpellier!

En 1990, el Luthier Friedrich Albert se trasladó a Montpellier y estableció un pequeño taller de fabricación de violines, el cual empezó a tener tanta popularidad entre los músicos que se hizo mundialmente famoso y posteriormente inspiró a otros a fundar sus propias empresas, al punto de que hoy la ciudad es conocida por tener los mejores instrumentos de toda Francia en 13 talleres de la mayor calidad.

Gastronomía

La gastronomía es uno de los aspectos más relevantes para cualquier visitante que se disponga a conocer Montpellier. La cercanía de la ciudad con el mar Mediterráneo generaron a lo largo de la historia, toda una cultura de comida marítima y ese tipo de exquisiteces. Conocer la ciudad es descubrir sus aromas, sus sabores y texturas cristalizadas en cada uno de los deliciosos platos que tiene para ofrecer.

Un ejemplo de ello es el mundialmente laureado, chef Laurent Pourcel. Él es el cocinero estrella y dueño de un restaurante llamado Jardin des sens, ubicado cerca del centro de la ciudad.

Te recomendamos acercarte y probar sus maravillas, si realmente deseas conocer en profundidad lo que implica la cultura francesa y en particular, en el corazón de la gastronomía de Montpellier. Si quieres conocer un poco más acerca de la comida mediterránea, quizás te pueda interesar el artículo Qué ver en Valencia en un día.

Existe tanto que ver en Montpellier, Le café 1893 anexo a la plaza Comédie o “la plaza del huevo” como se le conoce coloquialmente por su forma ovalada; la hamburguesa Grand Slam Burger que es famosa entre los turistas y lugareños que la nominan como la mejor de la ciudad; entre muchas otras cosas que sólo descubrirás si te atreves a recorrer sus calles y vivir por completo la magnífica aventura que sólo esta ciudad te puede ofrecer.

Deja un comentario