¿Qué ver en Tokio?, capital importante de Japón y mucho más

Descubre qué ver en Tokio,  la metrópolis favorita de muchos turistas e inmensa capital de facto de Japón, con sus casi 9.500.000 de habitantes y sus grandes avances tecnológicos, la convierten en una urbe muy curiosa que es digna de admirar, si estás pensando en ir, este artículo es para ti.

Qué ver en Tokio

Origen de Tokio

Los orígenes de esta hermosa ciudad no están tan claros, sin embargo, se dice que estuvo habitada incluso desde el siglo III a.C, cuando se descubrieron restos en una calle llamada Yayoy, en donde monedas chinas se encontraron en estas excavaciones, lo cual lleva a reconocer el intercambio comercial que hubo entre Tokio y el resto del continente.

También se evidenció que a finales del siglo XII existió una aldea de pescadores a los cuales se llamaba Yedo, o más bien Edo justo, donde desembocaba el río Sumida, luego en el año 1457, se colocó una fortaleza en donde vivió la población de la marisma.

Más tarde, en los años 1486 hasta 1524, fue ocupada por la familia Uyesugui. Tiempo después, Hozio Uzitsuma logró unificar esta provincia y apostó por un estado propio que incluía la capital de Odawara.

Japón también vivió su época feudalista con los Tokugawa, quienes decidieron en el año 1624 expulsar a todos los extranjeros del país. Para el año 1633, también se le prohibió a todos los japones abandonar la región, siendo castigados incluso con la pena de muerte. Muchos años después, el 9 de noviembre de 1867, el último Tokugawa finalmente entregó el poder al emperador de Meiji.

Así, en el año 1868 se inicia la revolución Meiji, que daría paso del Edo al Imperio Meiji, donde la fortaleza del Edo se convirtió en el Palacio Imperial de Japón y se realizó el cambio de nombre de la ciudad de Edo por Tokio, palabra que significa capital del Este. Se abolieron también los privilegios que instauró el feudalismo y se abrió paso a la modernización de la ciudad, con el apoyo de los famosos samuráis, sí, los que ves en las películas.

Como dato histórico, debes saber que durante las guerras mundiales Tokio fue de gran relevancia, en la Primera Guerra Mundial, Japón fue parte de los aliados y tomó posesión de las tierras pertenecientes a Alemania, ubicadas en China y el Pacífico

Por otra parte, sufrió mucho durante la Segunda Guerra Mundial, ya que la aviación de los EE.UU. causó más de ochocientos mil muertos, y tuvieron que rendirse, siendo ocupada por las fuerzas aliadas hasta el año 1952.

Sin embargo, a pesar de los conflictos bélicos y la mala racha de Japón, después de su devastación al pasar la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue de gran ayuda, ya que les permitió recuperarse y ya en el año 1964, Tokio se eligió para la celebración de los Juegos Olímpicos, que hasta nuestros días son de gran relevancia mundial.

Qué ver en Tokio

 ¿Qué ver en Tokio durante tu visita o vacaciones?

Así, con esta maravillosa historia de civilizaciones, verás a continuación los lugares donde puedes revivir todo el pasado japonés y enamorarte de esta urbe, que hoy día es aclamada por muchos.

 Museo Nacional de Tokio

Si quieres vivir la experiencia de la evolución de Japón, no puedes pasar por alto este museo,como parte de los lugares qué ver en Tokio, es el más grande y antiguo de todo el país y su encantadora magia histórica te trasladará a los albores de las primeras civilizaciones, que habitaron tanto Tokio, como el país en general.

No sólo podrás ver esculturas, pinturas, espadas y armaduras japonesas, sino de diversas regiones asiáticas, exhibidas en los diferentes edificios con los que cuenta el museo:

  • Honkan: es el edificio principal de todo el museo, se construyó en el año 1938 y en él verás una enorme galería japonesa.
  • Hyokeikan: admirarás diversas piezas que corresponden a Oriente Medio, diversas culturas de Asia, Corea y la India.
  • Heiseikan: en este salón se exhiben diversas esculturas y pinturas que se remiten a la temporada, es decir, cada que la visites verás algo diferente.
  • Toyokan: si amas la arqueología y quieres recordar el Edo, este salón te encantará, ya que en él podrás ver elementos arqueológicos japoneses y una gran colección de arte nunca vista.
  • Galería de los tesoros Horyuji: su modernidad hace contraste con sus hermosas exhibiciones de objetos, que datan de los siglos VII y VIII.

Este Museo se encuentra en el Parque Ueno, su horario es de martes a domingo de 9:30am a 17:00 horas; si eres mayor de 70 años podrás entrar gratis, aunque para el resto del público la entrada tiene un valor de 6 dólares, y muy cerca de él encontrarás otros sitios de interés.

Qué ver en Tokio

Museo Yayoi Kusama

Si el arte es tu pasión, debes visitar el tramo Shinjuku, verás enseguida un edificio que parece diminuto, pero la realidad es que alberga muchísimas piezas artísticas vanguardistas. Uno de los mejores sitios que ver en Tokio, para conocer impresionantes representaciones artísticas.

Se hizo relevante cuando crearon Infinity Room, pues fue viral en Instagram y atrajo muchísimos espectadores recién se inauguró, la afluencia fue tan enorme que hoy día se redujeron a los visitantes, recibiendo sólo a doscientos por día.

 Estatua de Hachiko

Seguro que al leer Hachiko, inmediatamente recuerdas la hermosa película de Richard Gere del año 2009, una historia muy conmovedora que a todos les arruga el corazón.

Hidesaburo Ueno, era un profesor de la universidad de Tokio que adoptó a Hachiko como mascota, un akita marrón dorado. La fidelidad de este perrito fue su rasgo característico, pues todas las tardes esperaba a su amo en la estación Shibuya, cerca de su lugar de trabajo, pero en el año 1925 el profesor sufrió un derrame cerebral que luego causó su muerte, así que nunca regresó a la estación del tren.

Los nueve años siguientes a la muerte del profesor, Hachiko siguió esperando en la estación de Shibuya, así en 1935 se le encontró muerto en sus alrededores, diez años después de que partiera su amo.

La figura de Hachiko conmovió a más de uno, al punto que hoy es una leyenda que se convirtió en un símbolo de Japón sobre las bases de la fidelidad y la lealtad a la figura de la institución imperial. Sin duda, si eres amante de los animales, no puedes dejar de ver esta estatua y tomarte una foto junto a ella, es realmente fantástica; un simbolo japones qué ver en Tokio, durante tus vacaciones.

Qué ver en Tokio

 Museo Edo-Tokio

Conocerás la evolución del Edo hasta el Tokio de estos días, pues este museo te lo mostrará en vivo y directo. Alberga hermosas piezas originales de todas las épocas por las cuales pasó esta metrópolis, desde finales del siglo XVI hasta su revolución tecnológica e industrial que hoy día es ampliamente reconocida; considerado como uno de los mejores lugares qué ver en Tokio.

Realmente Japón es impresionante, su capital no queda atrás y este museo te lo demuestra, su arquitectura es similar a la de los almacenes antiguos y su altura de 62,2 metros es la misma medida de la torre del Castillo de Edo, este museo abrió al público un 28 de marzo del año 1993.

A diferencia del Museo Nacional de Japón, aquí las exposiciones son más interactivas, inclusive muchos de sus objetos puedes tocarlos y mientras avanzas, también revives la historia que leíste al inicio de este artículo, hay maquetas, pinturas y esculturas.

En él hay una réplica del puente Nihonbashi, el primero que se construyó en Tokyo, así como maquetas de Edo, las formas de instalar alcantarillas en aquella época, la seguridad, cuadros pertenecientes a los albores de la civilización japonesa y documentos originales representativos de los acuerdos en la Segunda Guerra Mundial, así como la industrialización que llegó con la ayuda de los samuráis y la Revolución Meiji.

Así que si lo tuyo es la historia y eres fanático de la cultura oriental, puedes visitar este museo ubicado en Ryogoku, de martes a domingo en un horario comprendido 9:30 a 17:50 y los sábados hasta las 19:30 horas, su precio de entrada es de cinco dólares americanos y además, está cerca del Museo Nacional de Tokio.

 Parque Ueno

Si tienes la suerte de visitar Tokio en primavera, te deslumbrarás con sus más de mil cerezos, que te regalarán una vista única. El Parque Ueno es el primero de esta metrópoli y en él puedes encontrar el Museo Nacional de Tokio, El Museo Oriental, El Museo Nacional de Ciencias, Museo de Shitamachi, el Museo de Arte Occidental y la Galería Metropolitana de Arte de Tokio.

Muchas personas sin hogar habitan este parque, te darás cuenta al recorrerlo. Debes dar un paseo por Ameyoko, las calles que albergan muchos comercios, en donde podrás adquirir diversos souvenirs.

Dentro del parque también encontrarás el Santuario Toshogu, dicen que fue construido en el año 1627 y es de las edificaciones que se conservan desde el período Edo.

También te toparás con la estatua de Saigo Takamori, el personaje histórico mejor conocido como el último samurái y quien fue parte de la modernización japonesa durante el imperio Meiji. Seguro que también recordarás a Tom Cruise interpretando a este personaje en la película del mismo nombre.

Si te gustan los zoológicos, este es el lugar indicado, el Parque Ueno también alberga el primer zoo que abrió en Japón. A pesar de que en el año 2008 fallecieron los pandas, que eran los animales que más querían en él, es un lugar que no puedes perderte, ya que es parte de lo imprescidible qué ver en Tokio, durante tu visita.

 Odaiba

Si lo tuyo son los centros comerciales y los restaurantes, este es tu sitio perfecto para conocer en Japón y más aún si fuiste en plan romántico, ya que te otorgará unas vistas espectaculares. Odaiba no es más que una isla artificial que se construyó en la Bahía de Tokio y es bastante popular, pues su construcción es inició a finales del siglo XX.

No sólo verás un hermoso paisaje, en ella está una réplica de la Estatua de la Libertad y encontrarás la playa de Tokio. También encuentras un baño termal llamado Ooedo-Onsen-Monogatari, siendo el onsen más grande en Tokio y sus aguas termales se extrajeron 1400 m bajo la tierra. Este mágico lugar lo encuentras cruzando el puente Rainbow y debes ser sin duda parte de lo qué ver en Tokio.

 Puente Rainbow

Como su nombre lo indica, es el puente arcoíris llamado así ya que es iluminado con los colores de este fenómeno natural con energía solar. Es un puente colgante que cruza la bahía de Tokio con el muelle de Shibaura y la isla artificial Odaiba.

Su longitud es de 798 metros de largo y 127 metros de altura, con tráfico en sus dos pisos. Este puente, sin duda alguna, es uno de los mayores símbolos de modernidad presentes en Tokio.

Es realmente magnífico y no puedes dejar de admirar esta vista nocturna que te atrapará con todos sus colores y te llenara de emoción durante tu recorrido por todo su trayecto, lo que le ha hecho ser parte de lo qué ver en Tokio.

 Roppongi

Muchos dicen que cruzar esta zona es la unión entre japón y el mundo, ya que es la localidad favorita de los extranjeros para vivir en Tokio. En ella encontrarás restaurantes típicos de occidente, tales como Hard Rock Café y Toni Roma’s, pero también muchos de la cultura japonesa. Todo esto es sin duda algo qué ver en Tokio, para disfrutar de tu visita.

Roppongi también tiene tres de los edificios de mayor altura de todo Japón, la torre Tokio, que mide 333 metros; la torre Mid Town, que mide 248 metros y la torre Mori, que cuenta con 238 metros.

También debes visitar el complejo Roppongi Hills, una ciudad dentro de una ciudad, creada en el año 2003. Te encontrarás con una zona muy lujosa, llena de tiendas, bares, restaurantes, cines, hoteles, hogares particulares y una galería de arte en donde además, tendrás el mejor mirador de Tokio.

Tokyo Midtown es el otro complejo que no puedes dejar de ver, se construyó cuatro años luego del Roppongi Hills, en él hay diversas oficinas, tiendas de ropa, un hotel y más de un centenar de tiendas de moda. Allí verás el edificio de mayor relevancia, la Torre Mid Town que como se mencionó, tiene una altura de 248 metros.

Parque Yoyogi

Sin duda, el parque más lindo que te acercará a la cultura japonesa y su gente. Si vas un fin de semana, te toparás con las familias japonesas pasando el día en él, es el más animado e inclusive el más grande Tokio.

¿Recuerdas la cultura Rockabilly? Seguro que piensas en la famosa película Vaselina, pues en este parque muchos tokiotas asisten los domingos con sus frenéticas vestimentas y bailes, asombrando a todos los visitantes. Cuero, zapatos de tacón, botas y estrambóticos peinados son las características de esta tribu.

Se sabe que la industrialización se la deben a los Meiji, pues en este parque te encontrarás el santuario religioso más importante dedicado a ellos. En fechas especiales, muchos acuden a él, sobre todo en Año Nuevo y la festividad típica del Día de la Mayoría de Edad. Incluye su visita como parte de tu itinerario, dentro de los lugares qué ver en Tokio.

Palacio Imperial de Japón

Siempre hemos sabido que la realeza alberga una gran elegancia y mucha sofisticación en todos sus órdenes, pero este Palacio es otra forma de sutileza y de esas obras arquitectónicas que te cambian la vida.

Se construyó sobre los cimientos del antiguo castillo de Edo y desde el año 1869 se convirtió en la residencia de la familia imperial, es por ello que su entrada no es permitida, pero basta acercarse para saber que lo grande no sólo significa imperio, sino las lujosas obras arquitectónicas que hacen parte de ello.

Sin embargo, sus jardines ubicados al este están abiertos al público y podrás hacer un tour a pie por todo el Palacio Imperial, donde conocerás sólo una parte de este, son visitas guiadas realizadas sólo dos veces al día y en inglés y japonés.

No tendrás acceso al interior real del Palacio, pero podrás tener información histórica y vistas tales como la Torre de Vigilancia, donde verás el Monte Fuji y el foso de las flores de loto, cruzando además el puente Niiju, símbolo idóneo de la cultura japonesa y de este magnífico palacio.

Qué ver en Tokio

 Jardines del Este

En los alrededores del magnánimo Palacio Imperial de Japón, te encuentras estos preciosísimos jardines japoneses, su entrada es gratuita y sus bellos cerezos en flor te otorgarán una hermosa primavera, si visitas Tokio durante esta temporada.

Podrás revivir la historia Edo, pues allí se construyó el antiguo castillo, también tienes la oportunidad de subirte a los cimientos de una torre que ardió en llamas hace mucho más de 350 años, y además, verás el Museo de las Colecciones Imperiales.

Si decides ir durante el Año Nuevo, correrás con la suerte de ver a la Familia Imperial, puesto que organizan cinco apariciones durante el día dos de enero, y desde el salón de recepciones del Palacio Imperial podrás verlos. En caso de ir, ve muy cómodo y sin nada que te estorbe, pues llegar hasta la entrada es realmente difícil ya que acuden muchísimas personas.

Qué ver en Tokyo Skytree

Skytree es la torre de comunicaciones más alta de todo Japón, contando con 634 metros de altura y el centro de mejores vistas de Tokio, ya que es uno de los mejores miradores de la ciudad.

En ella, hay dos miradores a los cuales puedes acceder en diferentes alturas, puedes adquirir una entrada para estar en ambos, o también puedes decidir qué lugar apreciar.

El primer mirador es el Tembo Deck, se localiza con a 350 metros de la altura, una de sus zonas cuenta con un suelo de cristal. El segundo es el Tembo Galleria, y se encuentra a 450 metros de altura y en él verás las mejores vistas panorámicas que puedas imaginar, es una visita que no puedes dejar de lado, pues las mejores vistas de Tokio las verás aquí.

También podrás apreciar hermosas vistas desde sus restaurantes o cafeterías que se ubican en las plantas 340 y 350. El horario disponible es todos los días desde las 8:00 hasta las 20:00 horas, los precios varían según la planta que desees visitar, si deseas ir a la planta 350 su valor para adultos es de 20 dólares americanos y para niños entre 9 y 15 dólares americanos.

Ginza

Dicen que es comparable a la Quinta Avenida de Nueva York, porque el lujo y elitismo que la caracterizan es impresionante. Posee grandes avenidas con inmensos letreros luminosos, alberga en ella tiendas exclusivas, haciendo de Tokio una urbe cosmopolita de alta categoría, si lo tuyo es comprar lo mejor, este es tu sitio ideal; el cual será parte de lo qué ver en Tokio.

Ginza no sólo son tiendas de gran renombre, sino también puedes admirar edificios como el de Sony, que marca el avance tecnológico japonés, el edificio de la Apple Store es realmente hermoso y su novedad es que dentro tendrás conexión gratuita a internet.

El Teatro Kabuki Za también es un lugar de interés por las calles de Ginza, el cual abrió en el año 1889, todos los días presentan funciones que duran entre tres y cinco horas, sin duda, un lugar mágico que deberías conocer.

Ginza Wako es un edificio que marca la diferencia, posee un reloj gigantesco, se construyó en el año 1932 y está ubicado entre las dos avenidas principales de Ginza.

 Mercado de Tsukiji

Si hay algo que la cultura japonesa legó al mundo, es el amor por el pescado y su exquisita preparación convertida en sushi. Tsukiji es el mercado de pescados más grande de todo el mundo, está de más decirte que encontrarás de todo, pues hay más de cuatrocientos cincuenta tipos de pescados a la venta.

En el año 2018 cerró sus puertas y se trasladó a una nueva ubicación, en el mercado de Toyosu, una localidad más moderna, que cuenta con pasarelas y miradores, que evitan que los turistas interrumpan el trabajo de los que allí laboran, como en otrora sucedía.

Si amas el atún, te interesará saber que anteriormente, entre las 5:00 y 6:15 de la mañana, subastaban toneladas de este exquisito pescado, muy frescos y además con tasadores que los supervisaban, sólo de acceso para mayoristas, del que también podías ser espectador, pero contaban con un aforo muy limitado.

Y si lo que quieres es comer el pescado fresco preparado en un exquisito plato de sushi, bastará que visites los alrededores de este icónico mercado, en donde podrás toparte con restaurantes que abren desde las cinco de la mañana, hasta el mediodía. Algo imprescindible qué ver en Tokio, para adquirir productos frescos y mucho más.

 Museo Nacional de Ciencias e innovación

Seguramente te encanta el aspecto interactivo que muchos lugares te ofrecen en pleno siglo XXI, pues este museo te dejará vivir las últimas novedades científicas, para conocer las tendencias que tomarán delantera en los años venideros.

Si tus intereses son la robótica, la informática, la medicina y la exploración espacial, este museo te agradará tanto que no querrás salir de él. Puedes inclusive hacer experimentos basados en las historias que te van mostrando en cada sala.

En el Museo Miraikan podrás apreciar un robot llamado Asimo, que puedes ver todos los días desde las 11:00 hasta las 13:00 horas y entre las 14:00 y las 16:00 horas, sin duda una experiencia vibrante que te hará comprender la robótica en vivo y directo; por lo que debes incluirlo en los lugares qué ver en Tokio.

El museo, más allá de sus colecciones únicas y modernas, te enseña sobre muchos temas que tienen cierto nivel de complejidad, así que no puedes perdértelo y aprender algo nuevo en él. Su costo para ingresar es de 6,10 dólares americanos y dos dólares para los menores de 18 años.

Qué ver en Tokio

 Kabukicho

Los que aman la vida nocturna siempre necesitan conocer lo mejor de ella en cada rincón del mundo que visitan, si eres igual, no puedes dejar de disfrutar este barrio rojo, además, es el más famoso de Japón y un lugar imprescindible qué ver en Tokio.

El entretenimiento dirigido al público adulto es su especialidad; bares, restaurantes, y por supuesto, clubes nocturnos en donde elegir con quién pasar el rato es su especialidad, colmados de fotos de chicas o chicos esperando sus respectivos clientes.

Más allá de todo, este barrio ha alcanzado gran popularidad y no puedes dejar de transitar por sus calles, en donde te podrás topar con la cabeza de Godzilla saliendo del Hotel Gramercy, tomar cerveza en alguno de los miles de locales diminutos que hay en Golden Gai y también el santuario de Hanazono.

También puedes visitar el Robot Restaurante y pasar una noche increíble, observando los espectáculos que ofrecen allí, sin dejar de lado los restaurantes temáticos, tales como el Capcom Bar, especialmente dedicado a los amantes de los videojuegos, o simplemente beber algo en Alicia en el País de las Maravillas.

Kabukicho es parte de los barrios de Tokio y en él también encuentras el VR Zone Shinjuku, un parque de atracciones temático, con especialidad en la realidad virtual, además existe algo llamado Idol Café, en donde las camareras son chicas que sueñan con ser una chica perteneciente a la música idol y puedes conocerlas y apoyar su talento desde allí.

 Nakano Broadway

Si eres aficionado al anime, manga y amas hacer cosplay, este sin duda será tu lugar favorito y parte de lo qué ver en Tokio. Este barrio es ideal para los otakus, además podrás encontrar colecciones de todo tipo.

En él se alberga el centro comercial Nakano Broadway, con cinco plantas dedicadas exclusivamente al pop que la cultura japonesa nos ha regalado. Puedes encontrar muchos artículos usados, así como piezas originales relacionadas al manga, ofreciéndote más de 350 tiendas, donde encontrarás todo, incluso para realizar tus cosplays.

No puedes dejar de visitarlo y vivir la experiencia del anime desde otro punto de vista, igualmente, si eres un coleccionista de antigüedades, es el lugar correcto para ti. Como dato extra, este centro comercial fue el primer lugar en donde se abrió una tienda Mandarake, corporación que se encarga de la venta de elementos usados. Puede que te interese descubrir ¿Dónde dormir en Tokio?

 La Torre de Tokio, sin tener que ir a París

De inspiración occidental, pues está basada en la Torre Eiffel, fue diseñada gracias a Tachü Naito, un famoso diseñador japonés. Su construcción inició en 1957 y finalizó en 1958. Monumento indiscutible qué ver en Tokio, para que disfrutes de su impresionante vista.

Su principal función es la radiodifusión, ya que se requería una torre que permitiera todas las transmisiones en la ciudad, además, como en sus años de construcción a su vez ocurría la recuperación del país, la torre es un símbolo muy bien marcado de la ascensión del poder japonés y su crecimiento económico, luego de quedar en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial.

La torre es de colores blanco y naranja, en pro de los lineamientos de aviación sugeridos, su altura es de 333 metros, 8,6 metros más que la Torre Eiffel de París, y además pesa cuatro mil toneladas. Se construyó muy resistente, para que terremotos de grandes magnitudes no pudieran afectarla, sin embargo, en el año 2011 cuando ocurrió un fuerte sismo en Japón, la antena superior se dobló, así que se retiró y la torre pasó de los 333 metros, a 315 metros de altura.

Al igual que en la Torre Eiffel, dentro de ella encuentras restaurantes y tiendas donde podrás comer y adquirir souvenirs. En la actualidad, su función como transmisora de señal quedó obsoleta, ya que Japón hoy día utiliza la televisión digital y la torre no es apta para emitir este tipo de señal.

Por eso, en el 2012 se creó una torre alterna, la antes descrita Tokio Sky Tree, que cuenta con 610 metros de altura, siendo la segunda más alta del mundo y la más grande en todo Japón.

Qué ver en Tokio

Templo Sensoji en Asakusa

Ir a Tokio sin conocer el templo budista de mayor antigüedad en la ciudad, es ignorar la riqueza de la cultura oriental. Este templo está dedicado a Kannon, quien es el Dios de la misericordia, un personaje elemental que alcanzó el nirvana.

La entrada predilecta a este recinto religioso es por la llamada puerta de los truenos, la cual es de color rojo y cuenta con un farol gigante en su centro. Visitarlo es retroceder en el tiempo y conocer la cultura Edo. Fue reconstruido en el año 1958, luego de haber sido destruido tras la Segunda Guerra Mundial.

También cuenta con la llamada puerta de Hozomozon, y en su interior te encontrarás con una pagoda de cinco niveles, tiendas donde podrás adquirir inciensos y quemarlos y los amuletos omamori, dedicados a la suerte y la protección. Lo que le ha hecho ser uno de los lugares qué ver en Tokio.

Además de ello, encontrarás el típico Temizuya, un lugar donde se realizan rituales de purificación para evadir las energías negativas y atraer lo mejor a tu vida. Más allá, también encuentras el Salón Principal Hondo y su relevancia está en que podrás admirar la réplica original de la estatua de Kannon, la cual, según su leyenda, fue encontrada por 2 hermanos pescadores.

Templo Gotokuji

Debes recordar los famosos gatos maneki-neko, mininos de color blanco o dorado que levantan su pata derecha. Muchas personas creen que es un amuleto chino, pero la realidad es que su origen es japonés y se cree que este es el lugar donde nació.

Se dice que en este templo vivía un monje que alimentaba a su gata con la poca comida que tenía, durante el siglo XVII cuando estaba enraizada aún la cultura Edo en Tokio.

Un día, un señor feudal con mucho dinero vivió una tormenta y estaba cercano al templo, así que se refugió en un árbol en sus alrededores, hasta que observó a una gata que parecía llamarlo con su pata derecha, mostrándole la dirección del templo.

Cuando el hombre decidió acercarse a la gata, salió del refugio en el que estaba y justo en ese momento cayó un rayo sobre el árbol, así que, por haber salvado su vida, el hombre le donó al templo campos de arroz y tierras para cultivar, por lo que la señal de la gata convirtió al templo en uno muy próspero.

Cuando la gatita falleció, recibió un entierro solemne en el templo y fue creado este mágico amuleto en su honor. Así, hoy día, se tiene la creencia en el mundo entero que poseer un maneki neko en el hogar, el trabajo, o el sitio que se requiera, atrae la fortuna y prosperidad.

Si amas a los gatos y este amuleto te ha acompañado durante mucho tiempo, no puedes dejar de conocer este hermosísimo templo, como parte de lo qué ver en Tokio, durante tus próximas vacaciones, ya que guarda esta fantástica historia y está repleto de muchas figuras de felinos con su pata derecha levantada.

En la actualidad, es un templo mucho más grande que el original, sólo puedes ingresar por la puerta principal, ya que las otras están cerradas. Te toparás de inmediato con un hermoso campanario y una pagoda de 3 pisos, tras la cual también está el cementerio adornado por 6 estatuas de jizo, en donde hay enterrados varios miembros de la familia Li, el famoso linaje budista que hizo historia en Japón.

Además de los restos de la familia Li, también hay una locación del cementerio que está dedicada a los gatos de forma exclusiva, no es para menos en este lugar. También podrás apreciar una enorme estatua de Buda, el cual también tiene un salón dedicado a su veneración, así como un salón dedicado a los maneki neko, que puedes observar casi en la totalidad del templo.

Este templo es un lugar mágico, donde también puedes adquirir hermosas piezas de este amuleto fantástico, además de tablillas de madera con gatos dibujados.

Hay una hermosa tradición de dejar las estatuillas de los maneki neko en los laterales de este templo, en muestra de agradecimiento o pedidos de fortuna a las deidades que lo conforman, de igual forma, con las tablillas de madera adornadas con lindas oraciones, que los fieles ordenan tallar junto a los dibujos de los gatitos. Como parte de tu visita a Tokio, es posible que necesites conocer sobre los enchufes en Japón.

Deja un comentario