Visitar la Estatua de la Libertad, un destino importante

¿Planificando tus próximas vacaciones? ¿Qué te parece ir hasta Nueva York en esta ocasión?, MarcaLaMilla, te trae uno de los sitios más maravillosos para conocer, la dama de la libertad, ya que aquí se te explicará todo lo que necesitas saber para poder iniciar este famoso recorrido, por lo que si quieres saber el cómo Visitar la Estatua de la Libertad por tu cuenta, quédate y descubrirás todo al respecto.

Visitar la Estatua de la Libertad

Visitar la Estatua de la Libertad

Sin lugar a dudas, Nueva York es una de las ciudades más grandes y maravillosas para poder visitar durante tus vacaciones, sobre todo por su principal e icónico símbolo de la dama libertad o mejor conocida por los turistas como la estatua de la libertad, el cual le da la bienvenida a todas aquellas personas que estén de paso por el lugar, específicamente en la Liberty Island, que traducido al español significa la isla de la libertad.

Pese a que hoy en día este monumento nacional sea reconocido por el característico nombre de la estatua o dama libertad, este no fue con el que se describió desde un principio, puesto a que su verdadero nombre fue representado por medio de la siguiente frase: “la libertad iluminando el mundo”. Quizás te interese nuestro otro artículo sobre los Acantilados de Moher, donde descubrirás todo lo relacionado de esta maravilla natural.

Esta estatua no fue construida por los mismos habitantes de ese lugar, ya que fue un obsequio por parte de Francia, hacia al gobierno de los Estados Unidos durante el año de 1886, esto con el fin de poder realizar una clase de conmemoración por sus 100 años de la Declaración de Independencia.

Cabe mencionar que, la idea original no estaba basada en una simple como ordinaria estatua, puesto a que el propósito de este particular símbolo, era el iluminar la entrada hacía la enorme ciudad de Nueva York, como si fuera una clase de farol, y tal cual como se dijo, este objetivo se llevó a cabo hasta a principios de 1902, en donde más que una herramienta, también se empezó a ver como el símbolo general de ese país.

Tal fue el impacto que tuvo este monumento, que muy pronto se convertiría en una maravilla nacional, ya que al visitar la estatua de la libertad, podrás observar que esta se encuentra mirando a la parte de Europa, esto se hizo para todos aquellos individuos que decidieron buscar un nuevo hogar en los Estados Unidos, como una representación de acogida, lo que fue muy beneficioso para la época, hasta llegar al punto de convertirse en un Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Visitar la Estatua de la Libertad

El diseño con el que fue representada la dama libertad, también fue pensada para para simbolizar en cierta parte la Declaración de independencia, puesto a que la fecha de este acontecimiento, fue grabada en la pequeña tabla que sostiene la estatua, situada en la mano izquierda, mientras que en la mano contraria, la misma se le puede observar que está elevando una especie de antorcha, con la cual puede iluminar el recorrido exacto hacia Nueva York.

Esto último también se podría tomar como una representación clara de la libertad, tal y como su nombre lo indica. La altura exacta que tiene esta estatua es de un aproximado de 46 metros, aunque si se cuenta desde su punto más bajo del suelo, hasta la parte en la que sostiene la antorcha, se puede calcular un total de 93 metros, cabe mencionar que, una de las zonas más particulares de la estatua era su antorcha, la cual estuvo en servicio durante mucho tiempo.

Lamentablemente hoy en día ya no se puede visitar la área de la antorcha, aunque puedes echarle un pequeño vistazo al pedestal y la corona, puesto a que aún se encuentran prestando servicio. Como dato curioso, si eres muy detallista con los pequeños detalles, puedes notar que por debajo de la túnica, sobresalen los pies de la dama libertad, los cuales traen puestos un par de cadenas rotas, con el fin de también poder representar la libertad que la misma describe.

¿Cómo llegar a la Estatua de la Libertad?

Tal y como se mencionó anteriormente, para poder visitar la estatua o dama de la libertad, los visitantes deben acudir a la popular Isla de la Libertad, por medio de los ferrys pertenecientes al mismo servicio (Statue Cruises), los cuales se encuentran localizados en varias zonas de los Estados Unidos, entre los más comunes están: Nueva York, Battery Park y Nueva Jersey.

Antes que nada debes tener en cuenta que la línea de cruceros Statue Cruises, es el único proveedor de manera oficial que tiene la autorización de poder atracar hacia esta particular zona, porque si te encuentras algunos vendedores persuasivos, que te ofrecen llevarte por un menor costo de dinero, rechazarlos por completo es la mejor opción, ya que por lo general, solo se tratan de estafadores, quienes intentan sacarles el mayor provecho a los turistas de ese sitio.

¿Cuánto cuesta visitar la Estatua de la Libertad?

A la hora de visitar la estatua de la libertad, debes tener en cuenta varias cosas, la primera de ellas, es que la mejor forma de evitar los engaños y las posibles estafas, es que compres tu pase de transporte en la Statue Cruises oficial. Hasta la actualidad existen 4 tipos diferentes de boletos que se encuentran a la venta, ya que estos llevan a los turistas a diferentes partes del monumento nacional, lo que da lugar a que cada una posea un determinado precio o costo a pagar.

Esto último se debe, a que en los sitios más llamativos y atractivos de la estatua, el precio suele aumentar más de lo normal, puesto a que recibirán una mejor experiencia, aunque si quieres ver con detenimiento, las ventajas y desventajas de cada boletos antes de su compra, deberías observar cada una de las opciones en su página principal, junto a su respectivo costo.

Cabe destacar que, sin importar cuál entrada compres, en todas se te podrá incluir el ferry oficial a Liberty Island, al igual que el ferry a Ellis Island, en ambos casos podrás tener una maravillosa vista de la estatua, además que tendrás la ventaja de poder visitar por un breve periodo de tiempo, tanto el museo nacional de la dama libertad, como el museo de inmigración, cuya parte de la isla era anteriormente utilizada con este propósito.

Al momento de comprar la entrada, hay que percatarse que este te permitirá adentrarte por las instalaciones del monumento, ya que no todos tienen disponible esta opción, y sería una total lástima que te perdieras de esta experiencia.

Entrada básica

El precio de esta entrada suele ser de 18,50 dólares, aunque en el caso de las personas mayores de edad, el costo del boleto llega a un máximo de 14 dólares, mientras que en el caso de los pequeños, se pudo estandarizar un precio aproximado de 9 dólares, aunque por supuesto esto solo aplica en niños de menos de 12 años, aunque si están por debajo de los 4 años, el boleto de ellos prácticamente es gratis.

Visitar la Estatua de la Libertad

Esta clase de entrada incluye un recorrido de ida y vuelta por el ferry, también te permite el libre paso por toda la isla, al igual que te permitirá el paso por ambos museos, tanto el de inmigración como el de la propia dama libertad, lamentablemente este pase no te deja adentrarte por dentro del monumento nacional, por lo que tendrás que conformarte con apreciarla desde afuera.

Entrada Pedestal

El costo que tiene la entrada para poder adentrarse al pedestal, es básicamente el mismo que el de la entrada básica, pero con la particularidad de tal y como lo indica su nombre, poder visitar el pedestal de la estatua de la libertad, aunque ahora mismo te estarás haciendo la pregunta, del porqué no existe un cambio en relación al precio, ya que si esto es así, la mayor parte de las personas tomarán siempre esta segunda opción, aunque existe una explicación simple de eso.

Esto último se debe a que la entrada del pedestal, es algo limitada, es decir, los boletos hacia esta zona del monumento se agotan con mucha facilidad, por lo que si quieres conseguir una, deberías comprar con anticipación tu boleto, puesto a que si intentas adquirirla directamente en la taquilla, tus posibilidades de tener una serán muy bajas, por esta razón las personas optan por costear la entrada básica, cuando está opción ya no se encuentra disponible.

Entrada Corona

El boleto o entrada corona, es una de las más compradas y populares que puedes llegar a encontrar al momento de visitar la estatua de la libertad, puesto a que además de incluir todo lo demás mencionado, también tendrás la posibilidad de adentrarte en el interior de la corona, aunque esto también supone un costo mayor.

Para las personas promedio el precio del boleto será de 21 dólares, mientras que para los adultos mayores, solo pagarán un total de 17 dólares, en el caso de los pequeños menores de 12 años de edad, solo tendrán que pagar un aproximado de 12 dólares, y al igual que en los anteriores casos, si el pequeño aún está por debajo de los 4 años, podrá pasar de manera gratuita a esta atracción turística.

Lamentablemente, esto último tiene una desventaja muy desalentadora que es la enorme lista de espera para poder reservar una entrada hacia esta parte del monumento, puesto a que a diferencia de las otras zonas, aquí el espacio es demasiado limitado por lo que los individuos que ingresan son muy pocos y, por ende, las entradas se agotan con mayor facilidad.

Para que te des una idea del impacto de esta zona, la mayoría de los boletos solo pueden conseguirse de entre 3 a 4 meses de anticipo, de lo contrario podrías optar a la suerte, es decir, entrando unas cuantas veces a la página oficial en donde se compran los boletos de la estatua, por si casualmente, una persona decide cancelar su pase. Otro lado positivo que tiene la página es que podrás evitarte las enormes colas para adquirir el pase de entrada.

Como dato curioso, debes saber que si eres de los que quieren conocer el punto de la corona de la dama libertad, debes tener en cuenta que no existe ningún mecanismo para llevarte hasta allá, por lo que tendrás que recorrer un aproximado de 162 escalones, antes de llegar al punto más alto de la visita.

Cabe mencionar que, si adquieres el boleto por medio de la página web, esta te la enviará automáticamente a tu correo electrónico, donde posteriormente deberás imprimirla, evitando de esta forma las largas y tediosas filas en las taquillas, aunque si tienes la suerte de comprar un puesto para ir directo al área de la corona, deberás hacer la respectiva fila, puesto a que allí se te entregará una pulsera especial, para que se te puede identificar del resto con una mayor facilidad.

Cada entrada posee una determinada hora en específico, aunque esto no quiere decir que sea la hora en el que te llevarán a la isla, ya que esta representa el momento en el que los trabajadores de ese sitio, te harán un chequeo de seguridad del ferry, por lo que terminarás llegando aproximadamente una hora después, al que se te represento en el boleto.

Entrada Hard Hat

Por último, pero no menos importante, se encuentra el boleto de Hard Hat, con el que tendrás básicamente todo lo que te trae un boleto básico, aunque con la diferencia de poder visitar sitios determinados de la isla, los cuales están cerrados para el público general, junto a un tour completamente guiado de aproximadamente 90 minutos.

Lamentablemente, esta entrada no te incluye el ingreso directo hacía al interior de la dama libertad, además que tiene ciertas limitaciones, ya que al ser lugares tan antiguos, son un poco más estrictos en cuanto a la seguridad, puesto a que los pequeños menores de 13 años, no se les permitirá el paso, al igual que aquellas personas que se hallan bajo el uso de silla de ruedas.

Esto último se debe a que en muchas ocasiones se tienen que utilizar escaleras para ir a lugares específicos de la zona, por lo que los individuos minusválidos, no se les acepta la entrada tanto por seguridad, además que sería un total robo, debido a que no podrán disfrutar de una experiencia completa. El precio que tiene esta entrada exclusiva, es de aproximadamente 58,50 dólares, aunque en el caso de las personas mayores de edad, el costo suele ser de un máximo de 54 dólares.

Pases turísticos

En el caso que desees comprar de forma directa, uno de los tantos pases turísticos que te ofrece Nueva York, la mayoría te podría incluir el pase o entrada básica hacia la estatua de la libertad, sin la necesidad de pagar una comisión extra, aunque debes saber que esta clase de pases no te podrán incluir el adentramiento hacia al interior del monumento, debido a que para esto, existen las entradas del pedestal como para la corona.

Pero si eres de las personas que se encuentren interesadas en la parte interna de esta estatua, la única opción que tienes, es el comprar los boletos con anticipación, por medio de la página Statue Cruises, de lo contrario deberás conformarte con el apartado básico. Cabe decir que, pese a que los niños menores de 4 años se les tenga permitido el adentrarse de forma gratuita, si este no cumple con una altura mínima de 120 centímetros, tristemente no se le permitirá el paso hacia la corona.

El ferry para ir a la Estatua de la Libertad

Uno de los ferrys más concurridos y tomados para llegar a la isla libertad, se encuentra ubicado en el sur de Manhattan, específicamente en el Battery Park, por lo que si al momento de ir a visitar este peculiar monumento, es recomendable el poder llegar a altas horas de la mañana, ya que los boletos se suelen agotar muy rápido, aunque si te localizas en Nueva Jersey, tiene la oportunidad de tomar el Liberty State Park, en donde muy poco frecuente las taquillas se hallan del todo concurridas.

Debes tener en mente, que al momento de comprar tu boleto, la hora representada en este, te indicará el instante exacto para pasar por el control de seguridad, una vez hecho esto deberás embarcarte en el ferry correspondiente, para así posteriormente visitar los lugares acordados según tu entrada.

Por otro lado, el control de seguridad suele consumir una gran parte de tu tiempo, por esta razón es recomendable que para aquellas personas de procedencia extranjera, realicen sus reservaciones en la mañana, ya que así tendrán más tiempo de disfrutar de esta particular experiencia. El ferry que se dirige a este monumento nacional, son de un tamaño considerable, lo que causa un traslado algo lento, por lo que deberías calcular también tus tiempos al momento de conocer dicho lugar.

Una vez te halles a bordo del ferry, debes saber que puedes estar tanto en la parte exterior como en el interior del mismo, aunque en el caso que quieras adentrarte al interior, debes saber que por esta zona podrás encontrar varios baños y cafeterías, estas últimas a precios considerablemente altos, por lo que si quieres ahorrar un poco durante tu travesía, deberías traer consigo un poco de comida de casa.

Visitar el pedestal

En esta parte de la travesía, se te permitirá subir los primeros 10 pisos de la compleja estructura, hasta llegar al punto de poder observar con detenimiento, el comienzo que dirige a la zona de la corona, por lo que si eres muy curioso, de seguro te quedarás con las ganas de saber que hay más allá del pedestal, y puede que vuelvas a visitar la dama libertad, pero con el objetivo de llegar a la corona.

En esta zona, las personas pueden salir al exterior de la misma, debido a que incluye una pequeña planta, en donde los visitantes pueden tomar sus respectivas fotos y apreciar el hermoso paisaje del lugar. Aquí también podrás encontrar el característico museo libertad, en donde puedes conocer algunos de los proyectos y fases que se llevaron a cabo a la hora de diseñar este monumento nacional.

Debes tener en cuenta, que a la hora de ingresar dentro de la enorme estructura, y traes contigo varias pertenencias personales, ya sea en tu mochila o bolso de viajero, estos deberán permanecer en una determinada taquilla, cuyo precio a pagar será de tan solo 25 céntimos, debido a que no se permite llevar más de lo que puedes cargar. Quizás te interese sobre el artículo sobre el ¿Cómo Moverse por Nueva York?

Como dato curioso, el creador de la estatua de la libertad, casualmente fue el mismo quien se dio a la tarea de diseñar la ahora conocida Torre Eiffel, Alexandre Gustave Eiffel, quien fue reconocido como el ingeniero francés más grande de la historia. Por último, pero no menos importante, si deseas subir hasta la terraza de esta zona, la cual se puede acceder tanto andando como mediante el uso de un ascenso, aunque el camino puede resultar algo estrecho y pequeño.

Este último punto es mencionado para aquellas personas que sufren de claustrofobia, es decir, miedo a los espacios estrechos y cerrados, por lo que si este es tu caso, no es muy recomendable que tomes este recorrido, al igual que los individuos que están en un estado de silla de ruedas, debido a que el espacio reducido no les permitirá la movilidad necesaria para poder trasladarse cómodamente.

Visitar la corona

El lado negativo que tiene esta zona, es que hay que atravesar un aproximado de 162 escalones para finalmente poder llegar al área de la corona, aunque lo bueno de este apartado, es que los trabajadores tiene determinados sitios de descanso, en donde los visitantes pueden reponer sus energías perdidas, otro punto bueno que tiene esta estructura, es que posee distintos escalones para bajar como al momento de subir, por lo que es muy poco probable que te topes de nuevo con las mismas personas.

Al momento de llegar a la parte final de las escaleras, notarás una pequeña habitación, la cual se halla cubierta por varias ventanas, que son nada menos que los hoyos de la corona, si te acercas lo suficiente a alguna de ellas, podrás ver la descripción que trae consigo la tablilla que carga la dama libertad, en donde se podrá distinguir la fecha de la declaración de independencia de ese país.

Si al llegar a la cima de esta estatua, esperas tener una vista maravillosa de la ciudad de Manhattan, estás muy equivocado, puesto a que sus ventanas son tan pequeñas como para poder tener una perspectiva completa de lugar, pese a ello, sigue siendo una de las partes más visitadas cada año, y con cientos de reservaciones cada día, ya que por tan solo 3 dólares extras, disfrutarás de una experiencia inolvidable.

Consejos para visitar la Estatua de la Libertad

El visitar la dama libertad, es una de las experiencias más únicas e increíbles que puedes tener en tu vida, por lo que seguro no querrás que nada llegue a estropear tu recorrido, y para esto deberás seguir algunos de los siguientes consejos, que harán de tu visita mucho más cálida y sin que tengas preocupación alguna.

Lo primero y más importante, es la hora del ingreso, ya que mientras más temprano llegues, más rápido será el proceso de entrada, debido a que llegados al medio día, el número de personas acumuladas suele ser mayor, además que debes recordar el siempre llevar contigo el pasaporte junto a tu documento de identidad, puesto a que es uno de los requisitos esenciales para poder entrar a la isla libertad.

En el caso que tengas la mala suerte de ir en temporada alta, lo mejor que puedes hacer es dirigirte con una hora de anticipo al Battery Park, parque localizado al extremo sur de la ciudad de Nueva York, para que de esta forma no pierdas tiempo en las lentas y largas filas de taquillas, para luego ingresar al ferry, en donde son muy pocas las personas quienes se quedan en la parte externa de este medio de transporte, puesto a que todos los lujos están en el interior.

Esto último radica mayormente en aquellas personas quienes puedan costear tanto los alimentos, como lo demás servicios, aunque esto no quiere decir que la parte de exterior sea aburrida, todo lo contrario, si eres de los pocos que se quedan específicamente en la esquina de atrás ubicada en el área derecha, tendrás un paisaje espectacular de la dama libertad.

Otro consejo que te ayudará en el caso que decidas visitar la corona, es que no vayas muy abrigado, puesto a que por la ubicación que tiene ese lugar, el calor podría llegar a incomodarte un poco, aunque si llevas contigo una vestimenta adecuada para la ocasión, este inconveniente no será ningún problema, del mismo modo tampoco es recomendable el traer equipaje pesado, ya que lo mejor sería el llevar lo necesario contigo mediante una ligera mochila.

Aunque debes tener en cuenta que si vas directo a la corona de la estatua de la libertad, tu mochila o equipaje permanecerá bajo llave en una taquilla, puesto a que se prohíbe el paso de esta clase de objetos, además que si eres de los que van junto a un guía personal, este deberá esperar abajo del monumento, hasta que tu recorrido por la corona haya culminado.

Por último, recuerda que es importante tener siempre presente que al viajar, lo primordial es organizar el viaje tomando en cuenta los sitios a visitar, así como los costos actuales de cada destino turísticos y sus servicios. Si te gustó la información de este artículo, quizás te interese conocer más acerca de La Mejor Hamburguesa de Nueva York.

Deja un comentario